Tribuna abierta

No abandones tus propósitos

14.01.2016 | 02:00

T ener propósitos en la vida es necesario para levantarte cada mañana con entusiasmo y alejarte, a su vez, de estados de apatía y tristeza. Cuando vivimos sin ilusiones, nos vemos arrastrados por la rutina y, normalmente, la rutina aburre y llega el momento en el que nos damos cuenta de que estamos sobreviviendo en vez de vivir bien. Cuando hablo de objetivos, no solo me refiero a grandes propósitos como ser el número 1 en el deporte o el mejor empresario. También me refiero a cualquier tipo de cambios que, por muy pequeños que sean, te ayudarán a vivir mejor, como por ejemplo cambiar de hábitos y empezar a hacer dieta saludable, empezar a hacer ejercicio, practicar algún hobby, dejar de fumar, aprender a decir no, dedicarle más tiempo a tus hijos... Se trata de empezar a hacer lo que te haga sentir mejor. La entrada a un año nuevo es una fecha que marca un principio y un fin. Lo interpretamos como que una puerta se cierra y otra se abre.
Sentimos que tenemos una nueva oportunidad para hacer todo lo que hasta ahora no hemos hecho. Hacemos un balance de donde estamos, donde queremos estar y que tenemos que hacer para conseguirlo, y nos sentimos motivados por ello. Pero normalmente, poco a poco perdemos el interés, no por el propósito en sí sino por lo que tenemos que hacer para conseguirlo. Tendemos a pensar que solo con marcarnos un propósito basta para conseguirlo y efectivamente, proponérnoslo es el primer paso pero todo propósito tiene que ir acompañado de esfuerzo y dedicación. Muchas veces no solo abandonamos los propósitos por pereza sino por:

1- Falta de herramientas para manejar miedos, inseguridades, toma de decisiones entre tantas. Justo aquí es donde te tienes que poner a trabajar porque quizás somos parte del problema, pero también de la solución. No te conviertas en tu propio obstáculo para vivir mejor.

2- Propósitos ambiciosos: los propósitos deben ser realistas. No podemos tener un ascenso en el trabajo o perder 10 kilos en una semana. Tener bien definido lo que queremos alcanzar es necesario pero, ese objetivo lo tenemos que dividir en otros objetivos a medio plazo y estos a su vez, en pequeños objetivos inmediatos. De esta manera disminuirá la probabilidad de abandono ya que iremos reforzándonos al comprobar que estamos dando pasos que nos acercan a meta. Importante que los objetivos se pongan por escrito y a la vista de la misma manera que los motivos por los que te comprometes a alcanzarlo. En los momentos de cansancio, debemos recordar porqué estamos haciendo este esfuerzo y está demostrado que el cerebro adquiere mayor compromiso con todo lo que recoge por escrito.

La actitud puede con todo. Si analizamos a las personas afortunadas, son personas que tienen objetivos, que crean circunstancias y que no solo se llevan por la razón sino también por la intuición. Si queremos un cambio, tenemos que comprometernos con nosotros mismos, esforzarnos y ser constantes ya que hay cosas que pasan porque tienen que pasar y otras muchas que tenemos que hacer que pasen. Está claro que la fortaleza mental tiene un papel importante a la hora de hablar sobre la lucha por alcanzar objetivos, propósitos y sueños. Una persona que tiene una percepción pobre sobre sí misma, tenderá a marcarse objetivos muy cortitos en caso de que lo haga. Sin embargo, una persona con confianza en sí mismo y en sus capacidades, se marcará objetivos más desafiantes y se esforzará en conseguirlos porque sabe que merece algo mejor. Importancia una vez más la de trabajar nuestra parte mental.

Deja de preguntarte si la suerte existe o no, pregúntate que es lo que quieres y qué puedes hacer para conseguirlo. La suerte no dura mucho tiempo porque no depende de nosotros. La buena suerte la creamos nosotros por lo que puede durar toda la vida porque somos nosotros los que le damos la interpretación a lo que nos sucede por lo tanto, somos nosotros los que nos generamos las emociones ante eso que nos sucede y decidimos luchar por lo que deseamos o congelar nuestra vida esperando que algún día por si solo llegue.
tamaraconsulta@gmail.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine