AlaContra

Caipiriña atravesada

09.01.2016 | 23:57

Me cuentan que en el Ayuntamiento de La Laguna están construyendo junto al salón de plenos, a instancias del PSOE, unos meaderos prefabricados en pladur y con loza sanitaria de la barata, por aquello de la crisis, ante la posible estampida de concejales con meadilla en el momento de votar los presupuestos de 2016.

Hablando de líquidos, pero de otro tipo, el 5 de enero se lucían en una terraza lagunera, la ciudadana Teresa Berástegui y el socialista Javier Abreu, mandándose una cocacola, en plan postureo, como quien no quiere la cosa, y hablando de lo suyo. ¿Y qué es lo suyo? Pues esto:
-¡Qué bien te veo, Tere!

-¡Qué guapo estás, Javi!

-¿Hacemos que hablamos de la moción de censura para que la gente alegue y le tiemblen las orejas al alcalde?

-Pues, pídeme una cocacola.

-Vale, y yo me pido otra, pero cero, que estoy a dieta, y pagas tú... que a mí José Alberto me suspendió de empleo y sueldo.
Eso es lo suyo. Y lo que hacen muchos políticos, ponerse en una terraza a alegar para que la gente los vea y, de paso, si por allí pasa un periodista, apaga y vámonos, lo cuenta y tenemos runrun de inestabilidad durante unos días.

Quien conoce a Abreu sabe que es habitual verlo desayunar en bares cercanos a su trabajo, departiendo con los vecinos. Javier tiene eso de bueno. En el caso de Teresa, de un tiempo a esta parte, le ha dado por dejarse ver con los líderes de la oposición en locales públicos, y cuanto más a la vista, mejor. Imagino que se debe al talante dialogante de la Berástegui. Aunque a veces me pregunto ¿Por qué no se la ve de cortados y cocacolas con el alcalde? Imagino que no es cosa de ella, sino que José Alberto no es muy de bares. Tampoco lo es RubensAscanio. Quien conoce a Rubens sabe que las cosas las arregla de frente, igual que Santiago Pérez, que está hasta los mismísimos de que algunos (que lo apuñalaron en el pasado) utilicen su nombre para mociones de censura, hoy sí y mañana también.

Yo que ellos (Tere y Javi) montaba una moción de censura ya, y, de paso, los plenos los celebraba en Viña Norte. Y las juntas de gobierno, a boleo, en plan ruta de la tapa.

Movidas

Parece que el abandono del consejero de Presidencia del PSOE de un Consejo de Gobierno al que CC llevó el convenio de privilegios que tienen ciertos médicos del SCS tensó el pacto estas Navidades. La realidad es que el acuerdo no corre peligro, aunque tampoco han sentado nada bien las declaraciones de Antonio Castro, que acusó al PSOE de eclipsar a CC en el Cabildo. Importante será lo que ocurra si hay acuerdo en la Moncloa entre Pedro Sánchez y Podemos, lo que podría influir en el escenario en Canarias. Aunque este es otro mundo.

Otro que se ha soltado la lengua estas Navidades es Tomás Padrón, expresidente del Cabildo herreño. Padrón fue muy crítico con el futuro de CC, tras los resultados electorales, y planteó la posibilidad de que AHI abandone CC. Olvida don Tomás que si ha habido una campaña electoral en la que la isla del meridiano fue importante para los nacionalista ha sido esta. Ana Oramas defendió, una y mil veces, las reivindicaciones de los pescadores herreros. Por su manera de pelear la causa atunera, pudiera parecer que nos fuera la vida en ello. Pero, al parecer, "don Padrón" se perdió esa parte de la campaña. Resulta muy fácil opinar cuando no se está en activo. Se le pasó al expresidente herreño que, en parte, el mal resultado de estas elecciones para CC tiene mucho que ver con las tropelías, que, en el pasado, cometió la organización nacionalista de la que el expresidente herreño formó parte. Su partido jodió la radio (con el concurso de FM), las televisiones (con la nefasta gestión de la TDT), y el choriceo de la TV pública canaria. Pos nada, Tomás€ pídanle a la Sexta que los meta en un debate, a Antena 3, en el programa de Susana Grisoy a Telecinco que Jorge Javier les haga hueco en un Poli Deluxe. Con la pasta publica que han invertido en esta cadena, les merecería la pena.

En la Consejería de Obras Públicas empiezan a estar cansados de José Luis Delgado, cuyo enfrentamiento personal con Carlos Alonso está haciendo muy difíciles las relaciones con el Cabildo de Tenerife. En la Consejería, aunque comparten sus opiniones, están molestos por el protagonismo de Delgado en los medios y su tendencia a hacer declaraciones polémicas sin consultarlo con la consejera Ornella Chacón. Lo último, como ya había adelantado en Mírame TV, recordar que el Cabildo tendrá que gastar 60 millones en expropiaciones para el tercer carril de la autopista del Norte. Sigo sin entender la manía que le tiene Delgado al presidente de Tenerife, cuando en realidad eran sus excompañeros socialistas del Cabildo los que no querían saber nada de él, ni de sus extremas maneras de hacer las cosas, hasta el punto de sacarlo de las listas en los comicios de mayo pasado.

La otra gran noticia de las Navidades, que adelantó mi periódico y nuestra tele (a buen entendedor pocas palabras son necesarias), es la imputación del exgerente de Sinpromi. Andrés Pedreira ya no está solo como único imputado, lo que amplía el abanico de responsabilidades y ha puesto muy nerviosos a los políticos relacionados con la empresa del Cabildo, ya que Víctor García, ahora gerente de Aspronte, es una persona de la máxima confianza de Cristina Valido.

Aprovecho para recordar que todo esto lo denunció Carlos Alonso (por si a alguien se le olvidó), y que le da igual llevarse por delante a quien sea. Les aseguro que tiene una mosca, y no es para menos, después de que alguien en el que confió se mamara el dinero para los discapacitados para pasárselo de lujo. Este asunto a Alonso lo tiene tan caliente, que no descansará hasta recuperar el millón de euros del que Pedreira parece ser que se apropió, como quien no quiere la cosa.

De traca

De traca es la Televisión Canaria. Lo fue desde que Manuel Hermoso la creó y para justificarla se montó un modelo que consistía en que una empresa privada gestionara las perras públicas destinadas a La Autonómica. Y así la fiesta viene celebrándose desde su nacimiento. Por la televisión han pasado directores de todos los tipos y cada uno ha hecho de las suyas. No cabe duda que la de Willy García ha sido el responsable de la etapa más sonada de todas, pero, entendiendo que Paulino Rivero, por naturaleza gubernamental, ha sido siempre un descarado, así que entendemos como normal que su pupilo adoptara esas mañas.

El presente de la Televisión Canaria es realmente incierto. Por el momento, parece tener razón José Manuel Soria con aquello de "mejor sería quitar la Autonómica". Ahora resulta que no hay dinero, Willy dejo a Santiago Negrín con la Tele desperrada. Y eso ha puesto en evidencia la falta de talento en el canal público. La costumbre de dar pasos acompañados de millones de euros los ha dejado sin ideas. Todos los directores que pasaron por la Canaria gozaban de grandes presupuestos, pero estaban carentes de talento e ingenio. Los profesionales que allí trabajan llevan más de 15 años sin reciclarse, y eso se nota en pantalla. Por si fuera poco a Santiago Negrín le ha tocado vivirlo en primera persona.

La Tele esta despersonalizada, casi no se ve, no refleja a la sociedad canaria y los isleños no se identifican con ella. A los políticos no les sirve ni para lucirse en ella. Paulino ordeñó tantas cabras delante de las cámaras que la gente se aburrió hasta de la lechera y las ubres. En esta última etapa todo parecía que cambiaría, y Negrín lo ha intentado, pero han fallado las perras (y hay gente a la que el cerebro no les funciona sin dinero) y se le están yendo los consejeros. Primero María José Bravo de Laguna, buena persona, y propuesta por el PP, y ahora María Antonia Álvarez, que estaba ahí por indicación de CC, como el propio Negrín. A esto hay que sumarle un Parlamento que no quiere saber nada de líos – bastantes tiene con los problemas que los ciudadanos quieren que solucionen – y a un puñado de productoras despellejándose, porque quieren mamarse su parte del pastel.

Posdata

Cuando escribo estas líneas lo hago desde la playa de Ipanema, Brasil. Con un par de caipiriñas encima. Joaquín Catalán, sabedor de estas circunstancias me indica que, como me pase escribiendo, me manda con una botella de cachasza en mis morros. Y claro, mis bembas lo son todo en mi vida, así que le he cogido respeto. Dicho esto, solo puedo contar que este grupo tendrá un buen año. ¡¡¡Joder!!! Un año buenísimo. Y estoy feliz de formar parte de él. Obrigado (gracias). ¡He dicho!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine