Espacio jurídico

Tarjetas de crédito

09.01.2016 | 02:00

H ace escasos días agentes de la Policía Nacional detenían en Bilbao a una trabajadora de una multinacional española, que clonaba las tarjetas de los clientes a los que atendía, y con los datos obtenidos fraudulentamente realizaba múltiples operaciones por internet, así como extracciones físicas de dinero en cajeros, estafando más de siete mil euros. Esto es lo que se conoce como skimming o "clonado", la falsificación de una tarjeta bancaria, mediante el método conocido que consiste en la alteración de los datos contenidos en la banda magnética de una tarjeta bancaria auténtica. No debemos olvidar que las tarjetas bancarias constituyen uno de los instrumentos de pago que han adquirido mayor relevancia en los últimos años. Con más de 300 millones de unidades en circulación en toda Europa y un volumen anual de transacciones superior a los 18 mil millones de euros, las tarjetas de pago constituyen hoy en día uno de los más importantes instrumentos de pago al por menor de la Unión Europea.

El método de clonación es tan rápido que cualquier persona puede convertirse en víctima sin haber sentido ningún tipo de anomalía en los procesos de pago habituales. En un visto y no visto pueden acceder a nuestros datos para transferirlos a una tarjeta en blanco o realizar transacciones on-line. El problema es que los dueños de las tarjetas de crédito o débito no se dan cuenta de esto hasta que les llega el estado de cuenta o cuando van a comprar algo en una tienda o por internet con su tarjeta y le dicen que su tarjeta está al límite.

Desde nuestra experiencia profesional recomendamos una serie de medidas: ante todo no perder de vista la tarjeta cuando se realice un pago. El lector móvil de pago que se utilice debe ser el habitual proveído por los bancos y cajas. Si en el restaurante donde vas a pagar no disponen de lector móvil dirígete y paga en caja. En los cajeros se recomienda tapar el tecleo del pin con una mano pues los skimmers se acompañan de cámaras para leer el número secreto. Se debe comprobarlos extractos bancarios utilizando los servicios online y utilizar las alarmas SMS cuando realicen cargos con la tarjeta. Evitar los cajeros situados en la vía pública siempre y cuando sea posible. Es más probable que hayan sido manipulados. El utilizar tarjetas con chip inteligente es una medida muy recomendada ya que todavía no han podido ser clonadas. Si su banco ofrece servicios online (por Internet) aproveche esta ventaja. No confíes tus datos bancarios por teléfono ni los consignes en emails que recibas, aunque tengan la apariencia de provenir de tu banco. Paga siempre utilizando plataformas de pago seguras.

Los pasos a seguir para el caso de ser víctima de un clonado de su tarjeta es: comunicarse con la línea de atención del cliente de su banco y solicitar el bloqueo inmediato. Resulta ideal que se acerque cuanto antes a la entidad financiera para denunciar el retiro ilegal de dinero de su cuenta bancaria. Presentar denuncia ante las autoridades competentes. Y redactar una carta con información muy detallada de lo sucedido y copia de la denuncia presentada para entregarla en la sucursal bancaria, lo cual quedará como constancia en caso de que existan problemas a la hora de que el banco le devuelva el dinero sustraído.

Las entidades están intentando luchar contra esta práctica delictiva y se están realizando avances importantes en las tecnologías de seguridad. Muchas entidades ya informan a sus clientes en casos similares, ya sea por mensaje de texto al móvil u otro tipo de comunicaciones. Lo hacen, por ejemplo, cuando se detecta una transacción muy importante, fuera de lo habitual, o si se produce un gasto o una retirada de efectivo de un cajero en dos países o dos ciudades diferentes con poco espacio de tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine