Tomando el pulso

¡Si levantara la cabeza!

05.01.2016 | 02:00

C uántas veces hemos oído esta exclamación mirando al cielo recordando a una persona por una serie de razones ante una determinada situación producto de unos hechos. A día de hoy, políticamente, vemos como después de unas elecciones, le cuesta al partido ganador formar gobierno. Con el paso de los días, se extraña en esta situación la presencia de hombres con visión de estado después de tener las reuniones necesarias para llevar al país a buen puerto y lo más importante con estabilidad y creíble fuera de su territorio. Gente de diferentes formaciones políticas, con ideologías totalmente opuestas pero con las ideas muy claras sobre el futuro de la nación a corto y largo plazo, cuestión que a la hora de la verdad, afecta a todos. Nombres como Adolfo Suárez, Manuel Fraga o Santiago Carrillo, todos ellos auténticas referencias en la transición de un país que durante mucho tiempo no fue gobernado en democracia y la persona que estaba al frente de nuestros destinos, a día de hoy, para bien o para mal, sigue siendo nombrado, simplemente como referencia de una época, cuarenta años más tarde. A día de hoy, con un sistema constitucional democrático ejemplar, envidia de muchos, no deberíamos darle categoría a la famosa frase de: ¡Españoles, no se os puede dejar solos! Nada más lejos de la realidad actual si se dan los paso correctos. Cambiando a las diferentes obras realizadas durante los últimos años en Canarias, son muchos los que recuerdan a César Manrique, persona que supo amar, respetar y convivir con la naturaleza en todo momento. Descubría y jugaba con los espacios, el sol le daba luz a la pared blanca y de esta forma rebotaba la claridad por todo el inmueble consiguiendo ahorro energético una vez más. Orgulloso de su tierra y de su proyección al mundo, gracias a su obra. Finalmente en el deporte, no podía faltar la persona que llevó al Tenerifito a lo más alto en España y Europa. Si era preciso, se vendía humo pero el equipo tenía que estar arriba sí o sí, para conseguir un reconocimiento al trabajo de todo un colectivo con afición incluida que daba alas para conseguir las ambiciosas metas. Javier Pérez, médico de profesión, empezó un proyecto deportivo desde el suelo y tocó el cielo. Conclusión: Los ejemplos citados si vieran el panorama actual, se pondrían la lápida solitos, sin ayuda. ¡Gracias a todos!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine