A la contra

La previsión de Purificación

03.01.2016 | 02:00

De toda la vida, antes de que finalice el año, tengo por costumbre visitar a una vidente de Tamaraceite y preguntarle cómo me van a ir las cosas... y de paso preguntarle por otras personas que generan interés para el respetable público.

Purificación, que así se llama la que todo lo ve, no es cualquier simplona. Es licenciada por las Flores de Bach, doctora en Teología y reflexoterapia podal. Tiene varios cursos de formación del Instituto Canario de Empleo. Entre otros, uno de masaje corporal y otro de camarera de pisos para hoteles de más de cinco estrellas.

En la pared de su consulta están colgados todos sus títulos, además de un almanaque del año 2015 con la imagen del Corazón de Jesús y un póster de U2.

Purificación no sólo echa las cartas. También hace amarres, te limpia por fuera y por dentro, quita el mal de ojo y el de bientre también. Incluso hace regresiones. Lo que pasa es que las cobra muy caras. Yo intenté que me hiciera una, me cobró un pastón y por falta de pago me quedé en el punto de mi infancia en el que jugaba con muñecas. Y con esa imagen me quedé.

La vidente en su otra vida, según cuenta ella, fue la esposa de un senador romano que por lo visto era un chorizo de agüita. Cuenta que siglos más tarde se hizo marinera y se embarcó con Colón para América. Para posteriormente, en tiempos del generalísimo, reencarnarse en hombre y trabajar como secretario personal del mismísimo Francisco Franco. Bueno, todo esto según su versión, que a mí me parece bastante fiable.

Así que como es tradición, el 30 me fui a la consulta de Purificación y frente a frente comencé a preguntarle cosas. Menos mías... y más de los demás.

-Hola Puri

-Hola Artiles, no me llames Puri, llámame Mena.

-¿Y eso?

-Eso es que el otro día me hice una regresión, y justo cuando pasaba por la curva de El Sauzal, me desperté. Y a partir de ese momento solo respondo al nombre de Mena y llevo peineta. Pero esto se me quitará con el tiempo y un buen baño con zotal negro. Y como nueva.
Bueno ¿a qué viniste? ¿un amarre? ¿una lectura de la mano? ¿del puro?

-Qué va, no vine para consulta particular, vine a preguntar por los demás.

-Artiles, tú sabes que yo no hablo de la vida privada de nadie, salvo de las intimidades de políticos, presentadores, y de Barragán.

-¿De José Miguel Barragán?

-Sí, de ese mismamente. Tú no sabes quién está ahí. El otro día tuvimos una reunión en el Colegio Oficial de Videntes y Cartomantes, aquí en La Isleta, y quedamos que le íbamos a meter una demanda por lo civil y otra por lo penal que del susto se va a encoger 10 centímetros.

-¿Pero Puri, ese buen hombre qué les ha hecho?

-Que no me llames Puri, coño. Llamame Mena. Que de los nervios me entran los tembleques y me arranco la peineta.

-Disculpa. ¿dime qué te pasó con Barragán?

-Nos pasó. Porque no es a mí sola. Resulta que el muy señor político anda leyendo el puro en un salón del Parlamento de Canarias. Ahí donde tú lo ves, como quien no quiere la cosa, soltando humo por la boca y diciéndo a todos los diputados que por allí pasan que van a ganar; se está forrando. Y en negro. Porque eso seguro que no lo declara. De ese salón y apestando a puro que da gusto, han visto salir a Román Rodríguez, a Ruano, a María Australia, a Casimiro y a uno de Podemos.

Yo no sé en qué va a quedar la cosa, pero te aseguro que los videntes quietos no nos vamos a quedar. De hecho vamos a presentar una iniciativa popular parlamentaria para que se prohíba por decreto ley la lectura de puros en el Parlamento de Canarias. Y vamos a hablar con Eligio Hernández, el abogado que últimamente lo gana todo, para que nos represente como Dios manda.

-Sorprendido me quedo Mena. Mira, y tú ¿cómo ves la cosa en La Laguna?

-Uff, eso está como para mear y no echar gota. De hecho todo este lío se montó porque dos concejales se fueron a mear. Imagínate tú la que se hubiera liado si hubieran ido al baño a dar del vientre. Yo creo que eso se va a arreglar. Abreu está seco, y José Alberto haría bien dándole agua.

-Amiga, y ¿cómo ves el resultado de las elecciones generales en Canarias?

-Mira que dije que esto iba a quedar así. Todo revuelto como una ropa vieja. Yo no sé por qué teniéndome a mí los partidos se gastan tantas perras haciendo encuestas. Yo también estoy licenciada en demoscopia, y te saco un resultado electoral en un plis plas.

Mira que le comenté a Román cuando vino a verme que no fuera con el PSOE. Que luego Pedro Quevedo se iba a mosquear y se pasaría al Grupo Mixto. Y ahí está. También se lo comenté a Ana Oramas, que hubiera sacado un mejor resultado, por lo menos dos diputados más, si se hubiera peinado con la raya al centro como le dije. Hablé con Spínola. A ese no le dije que se hiciera la raya al centro, a Paco le comenté que se mandara una peluca cardada, como Camilo Sexto. Seguro que con esos ojitos chicos, esa boquita pequeña y un pelucón se hubiera llevado tres escaños de cañón. A Alarcó, el medico del PP, le dije que anduviera con cuidado con Milagros, la ex alcaldesa de Santa Úrsula, y mira que tuve razón. Por poco se lo come a base de papeletas trucadas. A Melisa la de Ciudadanos le indiqué que se trabajara la autoestima, que mejor le iría. Eso, y unos bañitos energéticos de matalauva. Y a los de Podemos les dije que se encomendaran a San judas Tadeo, patrón de las causas imposibles. Y no cabe duda de que San Judas bendito... puso su mano.

-¿Qué opinas de la Televisión Canaria?

-El otro día les hice una tirada y me salió la carta del ahorcado.

-¿Y eso es malo?

-Eso no es malo. Eso es el fin del mundo. ¿Tú no has visto cómo está esa tele? Cada dos por tres se les va un consejero. A poco que se descuiden me veo a un cámara dirigiendo la tele.

-Bueno mujer, no creo que sea para tanto.

-Calla, calla, que el otro día vino Willy García para que le echará los caracoles, y los burgados le salían como que volvía a la Tele Canaria. Perplejita me quedé.

-Y dime Mena ¿del Tenerife y Miguel Concepción, qué?

-Más presidente que nunca.

-No entiendo

-Ay, Artiles, no entiendes tú poco.

Miguel Concepción recibió esta semana un respaldo del carajo a su gestión y la del consejo de administración del CD Tenerife. En el periódico decían que: "Los siete puntos previstos en el orden del día se aprobaron por unanimidad y sin oposición alguna, lo que un año más vuelve a poner en valor con su apoyo en acciones, la gestión del presidente y su equipo, que en diez años le han dado de nuevo estabilidad al club y han logrado con responsabilidad, eficacia y brillantez, reducir la deuda global del CD Tenerife en un 66%, pasando de los 56 millones que se encontraron a su llegada a los poco más de 18 en la actualidad y presentado superávit cada ejercicio".
-Ya Mena, pero eso no tiene ciencia lo dice el periódico y tú me lo estás espetando como un rollo tuyo.

-Es que el rollo es mío. Fui yo quien le dije a Miguel Concepción que metiera 7 puntos en el orden del día. Al principio me dijo que 5, que más eran muchos, pero yo le insistí en 7 porque tengo un pálpito y creo que la Lotería del Niño de este año acaba en 7. Y me hizo caso. También le dije que metiera a Paulino de presidente porque sería bueno que el equipo se volviera a endeudar. Un club sin deuda es como un equipo sin afición. Le recomendé eso y también que se operara un espolón que le salió en el pie derecho.

-Eres una máquina.

-Gracias por el halago, mi niño, pero no te olvides de pagarme.

-¿Cuánto te debo?

-850 euros y la voluntad.

-¿Cómo? pero eso es muy caro, y además no te he preguntado nada de mí.

-Por eso mismo. Por entrometido te tengo que cobrar más.

Saqué el dinero, lo conté delante de ella con una enorme cara de simplón que se me había quedado. Y me despedí.

-Bueno, aquí está todo. Y gracias por la información. Que diga... por la visión.

De repente, doña Purificación, la vidente que ahora se hace apellidar Mena, se quitó la peineta, se soltó el pelo a lo Vidal Sasun y extendió su mano.

-Toma Artiles. Te regalo mi peineta. Te traerá suerte. Ponla en un sitio alto, a la vista. De vez en cuando ponle antulios y geranios blancos. Y todos los días rézale tres Padre nuestro y tres Ave María. Te traerá fortuna.

Posdata

Lo reconozco. La peineta ha cambiado mi vida. Va conmigo a todas partes. La llevo en un riñonera marrón que compré en las casetas azules del mercado. Le pongo flores y le rezo, tal como me indicó la tarotista. Es más, este año, ya le he dicho a Bermúdez que presento la Gala de la Reina con tacones y peineta. Cuando le comuniqué mi intención, me miró medio raro, pero definitivamente le pareció buena idea. He dicho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine