Tribuna abierta

Presupuestos para crecer

20.12.2015 | 00:04

E l Pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz aprobará este martes el proyecto de Presupuestos municipales para el próximo año. Se trata de unas cuentas concebidas para consolidar el crecimiento económico de la ciudad y generar empleo, con un incremento muy importante de la inversión pública con respecto al presupuesto de este año: hemos pasado de 22,3 millones a los más de 30,6 millones contabilizados para el ejercicio de 2016. Si ese análisis comparativo lo realizamos en comparación con 2014, la diferencia resultante es aún mucho más grande. En dos años hemos doblado las partidas para inversión. Este dato es muy revelador –el más revelador– del carácter expansivo de las cuentas municipales.

El aumento de la inversión nos permitirá profundizar en la reactivación económica y en la creación de empleo en el municipio, aprovechando además las buenas perspectivas a nivel global. A ello contribuirá decisivamente otra de las medidas incluidas en los presupuestos, como es la congelación o rebaja de la presión fiscal. Por tercer año consecutivo, el Ayuntamiento evitará la subida de impuestos a los vecinos, en una decisión que pretende incentivar la actividad económica por la vía de garantizar una mayor renta disponible en los hogares.

Así, por ejemplo, hemos congelado el Impuesto de Bienes Inmuebles y la Tasa de Recogida de Basuras e incorporado nuevas reducciones en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica. Además, hemos mantenido la bonificación del 3% para los vecinos que domicilien el pago de sus recibos. En el ámbito de las empresas, aplicaremos una reducción del 1,5% adicional en el IBI, que se añade a la congelación de la tasa de basura de negocios y otras acciones, como la supresión de la tasa de toldos y la reducción en un 50% de la tasa de quioscos y del impuesto sobre exceso de carga para vehículos pesados.

Con estos presupuestos, el próximo año podremos completar las obras de drenaje de aguas pluviales que se están ejecutando en distintas zonas de la ciudad y las acciones de rehabilitación de vivienda –a la que destinamos una parte importante de la inversión–, además de impulsar un nuevo Plan de Barrios, entre otras muchas medidas más concretas. No obstante, este esfuerzo inversor no significa que el Ayuntamiento vaya a detraer fondos de otras partidas que siguen siendo necesarias.

Me refiero en concreto a los gastos de tipo social, que seguimos garantizando en la medida de que aún hoy los efectos de la crisis económica siguen golpeando a muchas familias de nuestro municipio, igual que sucede en la mayoría de las capitales de provincia. No bajaremos la guardia en este asunto, que consideramos absolutamente prioritario. En esa dirección, incrementaremos en un 8,7 por ciento el presupuesto del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS), dotado este año con más de 13 millones de euros. De esta cantidad, el 84 por ciento se destinará a financiar las prestaciones económicas de asistencia social (PEAS), en apartados como alimentos, agua, luz o alquiler, igual que las estrategias de intervención de las personas sin hogar y el servicio de Atención Domiciliaria.

Estas cuentas municipales son posibles hoy gracias al trabajo realizado en años pasados, en virtud de una labor exhaustiva en la contención del gasto y en el saneamiento económico-financiero de la Corporación. Es decir, gracias a un trabajo serio y responsable en la gestión de los recursos públicos. En ese sentido, los presupuestos para el próximo año no son solo la concreción de la voluntad política de los grupos de gobierno sino el certificado de notas de una tarea bien hecha en ejercicios anteriores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine