Cantina Ilegal

Feliz y extraña Navidad

20.12.2015 | 02:00

L a práctica totalidad de clientes de mi cantina coinciden conmigo al afirmar que nos encontramos ante unas navidades nada normales este año; por un lado por las temperaturas que estamos teniendo estos días en Canarias, más propias del verano que del mes del año en que estamos y que hacen que apetezca más una caña helada y un plato de camarones que un trozo de turrón, mazapán o cualquier tontería navideña. Por otro lado, la coincidencia de las fiestas con la cita que tenemos hoy ante las urnas para elegir a la persona, y al partido, que llevará las riendas de este país los próximos cuatro años. Unas elecciones cuyo resultado es de lo más incierto.

Si además tenemos en cuenta la cercanía del Carnaval, las prisas que se están dando los grupos en ultimar sus repertorios y las presentaciones de disfraz que se están sucediendo en estos días, entonces ya apaga la luz y vámonos. Lo cierto es que en las conversas que se están produciendo en mi negocio en estos días se habla de todo menos de temas relacionados con la Navidad. Menos mal que siempre nos quedará Manuel Artiles para recordarnos que es época de solidaridad, de amor al prójimo, de compartir con quién nada tiene. Una vez más la generosidad de nuestra gente superó todas las previsiones más optimistas y los bomberos, voluntarios y demás trabajadores que se dieron cita en el acto del pasado viernes en el García Sanabria, se vieron desbordados ante la avalancha de juguetes y regalos que fueron depositados al lado del reloj de flores. Un acto que nos recordó que estamos en Navidad, al tiempo que nos trasladó, a los que ya tenemos unos años, a aquellas recogidas de juguetes de antaño en el mismo sitio y que eran televisadas por la única cadena de televisión española que llegaba a los hogares.

Quizás el martes nos llegará un poco más de sabor navideño, el que cada año nos trae los niños de San Ildefonso; y el jueves Nochebuena, y espero que con unas temperaturas más bajas, y con las elecciones ya terminadas, nos centremos a disfrutar de unas fiestas a las que las orgías del consumo desmedido tanto han desvirtuado. Mientras, solo me resta desearles desde mi cantina que tengan una feliz y extraña navidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine