Apuntes sobre comunicación

Viralidad solidaria

17.12.2015 | 02:00

L a actual crisis económica y financiera también tiene una lectura positiva: nos ha servido para constatar que los españoles -y más los canarios- somos muy solidarios. Y no lo digo yo, sino las estadísticas, que demuestran cómo se dona más dinero que nunca a las distintas ONG y cómo, paralelamente a las rutas oficiales, surgen día tras día infinidad de iniciativas solidarias organizadas a nivel local -muchas veces incluso de forma anónima- destinadas a echar una mano a quienes más lo necesitan. Por ejemplo, a día de hoy el número de voluntarios ha aumentado más de un 20 por ciento con respecto a 2008, según la Plataforma del Voluntariado de España.

Probablemente sea el resultado de esa originalidad que nos representa, de esa capacidad para ´salir del paso´ y diseñar soluciones creativas y bellas con las que mejorar nuestro entorno. Nos encontramos así con un nuevo tipo de solidaridad no institucionalizada, espontánea y fresca, que quizás beba de ejemplos anteriores como el movimiento 15-M y su repercusión en la organización ciudadana, paralela a las instituciones públicas y privadas al uso.

Sea cual sea el origen de esa oleada de solidaridad, la realidad es que cada vez más personas toman las riendas de la situación y deciden convertirse en actores, y no en meros espectadores pasivos del desarrollo del progreso de la sociedad.

¿Influye la comunicación en este tipo de movimientos? ¿Hasta qué punto la existencia de las redes sociales y de Internet se ha convertido en el apoyo necesario para que estas iniciativas locales corran como la pólvora? Sin duda, el fenómeno de la viralidad ha cambiado para siempre el paradigma de la comunicación ciudadana. Un ejemplo muy cercano es el ´perchero solidario´ que hace muy poco se instaló en la calle San Lucas 25, en Santa Cruz de Tenerife, en plena zona Soho. Se trata de un montaje sencillo que permite a cualquiera que pase por allí dejar prendas de abrigo para quienes las necesiten, bajo el lema -sencillo e infalible- si te sobra, deja uno; si te falta, coge uno.

Esta iniciativa, completamente anónima, ha logrado calar en los medios y en las redes sociales a pesar de no haberse difundido oficialmente por nadie. Son precisamente los ciudadanos -incluida una servidora- los que han contribuido a su comunicación, y el resultado es una cobertura mediática completa -lo hemos visto en prensa, incluyendo este medio, y en la Televisión Canaria- y el éxito y reconocimiento de cientos de internautas.

¿Hubiera sido posible hace unos años? Probablemente no. Lo compartido por la masa de internautas se ha convertido en una fuente de información más -y muy valiosa- para los medios tradicionales, a lo que se suma que muchos ciudadanos se informan también directamente a través de la red y de los contenidos que comparten sus contactos, más allá de los canales clásicos.
Por eso, qué mejor mensaje para estas fechas que concienciar a la población del poder que tiene en sus manos: cada vez que compartimos en Facebook o en cualquier otro espacio una imagen solidaria contribuimos a difundirla; cada vez que acercamos a los medios estas iniciativas conseguimos que lleguen más lejos. ¿Por qué no aportar nuestro granito de arena dando voz a todo aquello que, como este pequeño proyecto, sea digno de difundir? De todos depende tejer esa viralidad solidaria que puede convertir cualquier ciudad -¡y el mundo entero!- en un lugar mejor.

Twitter @LuciaSicre
http://www.sicrecomunicacion.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine