A la contra

A mear

13.12.2015 | 02:00

Puede parecer de coña pero les juro por la mata de pelo de Paco Hernández Spínola que lo que les cuento aquí es rigurosamente cierto. Tan cierto como el cuento de la señora rubia de pelo largo que se dedica a hacer autoestop de noche (pa dar miedo) y en la primera curva que a la susodicha se le pasa por la cabeza.

Resulta que el pasado viernes por la tarde me llama como una desquiciada Catoña, mi querida vecina lagunera, la que trabaja como limpiadora en la sede del Ayuntamiento de Aguere. Descuelgo el teléfono y me espeta, sin darme tiempo a saludar:

- Artiles, esto es la fin del mundo. La fin del mundo.

- ¿Pero qué pasó?

-Algo terrorífico. Se fueron a mear.

-¿A mear?¿Quién?

-Los dos.

-Por Dios, Catoña, céntrate, que, entre la cobertura, que es mala, y tu desesperación me estás terminando de chiflar.
-Disculpa mi niño, es que entre los nervios que tengo y el tufo a zotal negro, estoy acelerada.

-Bueno, relájate y cuenta. ¿Quién se fue a mear?

- Yeray y Zebenzui.

- ¿Pero esos quiénes son?

- Yeray, el de cultura, y Zebenzui, el del mercado.

-Pero ir al baño, Catoña, no es nada malo. No sé, ¿se tocaron o algo? ¿Mearon por fuera? ¿No tiraron de la cisterna?

-Que va, algo peor. Los mando al baño, a que hicieran lo suyo, Javier Abreu.

-¿Pero qué era lo suyo?

- Ay,Artiles, a veces no pareces periodista. Lo suyo, mi hijo, era no votar.

- ¿Pero votar qué?

- Artiles, ¿tú me estás vacilando? A veces, con tus cosas, me recuerdas a la Berástegui.

- ¿Y esa quién es?

- Muchacho, esa es la Ciudadanos, aunque pasa más tiempo en los despachos del PSOE, que en los de su partido.
-Disculpa, amiga, es que no te estaba entendiendo. Pero cuenta, ¿tardaron mucho haciendo lo suyo?
-Uff...tanto que la votación, de lo de la comisión de control, salió palante con los once votos de la opisición, frente a 10 de los socios de gobierno y los cuatro del PP, que se abstuvieron.

- ¿Y entonces?

-Entonces, Javier Abreu se quedó sin cobrar.

- ¿Por qué?

-Por tocarle los cojones al alcalde.

Sinceramente, de mi conversación con Catoña, solo me quedaron claras dos cosas. Una, que estaba mareada por el olor a zotal negro. Y otra, que en los baños del Ayuntamiento lagunero se toman decisiones trascendentales. Cualquier día de estos a los concejales, se les va el baifo y montan, junto a los meaderos, la Noche en Blanco.

Como la cosa no me quedó clara, me metí en el ordenador, entré en laopinion.es y allí estaba toda la información, perfectamente contada por mi compañera y amiga Laura Docampo. El titular, por sí solo, ya lo explicaba todo: "El alcalde de La Laguna destituye a Javier Abreu como concejal de Aguas". Por lo visto,José Alberto Díaz, alcalde lagunero, firmó en la mañana del viernes un decreto por el que apartaba de sus competencias a Javier Abreu como concejal de Aguas. De esta forma, el edil del PSOE dejaba de estar al frente de Teidagua, y por tanto, al haber renunciado a cobrar como concejal y hacerlo como consejero de la empresa mixta de aguas, Abreu se quedó sin sueldo.

No cabe duda de que José Alberto le dio al líder socialista donde más le dolía. Evidentemente la decisión que de responde a los continuos líos de estrategía, provocaciones y desplantes que Javier a venido dando a sus socios de gobierno.


Posdata:

Permítanme un consejo a todos los políticos en activo que lean esta modesta crónica: acudan a los plenos ya orinados. He dicho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine