Azul y blanco

Podredumbre fuera

07.12.2015 | 01:38

La pasada semana vimos al Mariano Rajoy más humano, en conversación distendida sobre sí mismo con un Bertín conversador. Hasta jugaron al futbolín, y se reveló que las dotes del actual presidente, gallego de Santiago, no llegan a los fogones.

Nos quedamos con la anécdota, como que con 16 años fue a Ibiza, con conocimiento paterno, pero sin su permiso. Se casó un 28 de diciembre, que fue sábado, con 42 años, con la mujer que había conocido con 37. Uno de sus hermanos, que estudió con Zapatero, en colegio de monjas ("no te lo pierdas") los había presentado? Y ése es el problema: importancia menor tiene, salvo orgullo personal, que hubiera sido el registrador más joven de España, con 23 años. Bien sabemos que hay españoles que, con esa edad, aquí hoy no tienen futuro.

Renunció, de entrada, a un debate a varias bandas no ya sólo con los viejos conocidos socialistas, sino con las fuerzas emergentes que, aunque novatas que son (cierto, presidente) anuncian "tolerancia cero" a la corrupción. Con "cero" exposición, el riesgo es también nulo.

No basta con que diga que Cataluña nunca se separará de España, y este asunto lo trata con "prudencia, proporcionalidad y firmeza". Hasta la fecha, no ha tomado ninguna medida proporcionada ni firme. Y puede que no por prudencia, sino por miedo insuperable.

Dijo, con acierto, que el pueblo español, "sabio" en las grandes decisiones, nunca se equivoca; por eso la espera por la limpieza de las cañerías ha expirado. Y es en serio. España necesita de unas instituciones del Estado limpias de corrupción y limpias de corruptos.
Decimos "no" a bochornos como el caso Nóos, los trajes de Fabra, las reformas en la sede de Génova 13, y las propias corbatas.

Los votos se meten en sobres, que no se convertirán en pasaportes para que unos cuantos engorden sus cuentas alpinas. El pueblo no quiere al Rajoy personaje. Quiso a Rajoy presidente, que no reconquistará el país con su propia biografía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine