Artículos de historia

Centenario de la visita de los Exploradores de Las Palmas a Tenerife

19.11.2015 | 02:00

Entre los días 27 de junio al 2 de julio de 1915, diversos periódicos canarios y nacionales se hicieron eco de los actos programados con la finalidad de rendir homenaje a los Exploradores de Las Palmas de Gran Canaria en su visita a la isla de Tenerife. Se trató de un acontecimiento organizado tras la asistencia previa de los boy-scouts de Tenerife a tal isla en marzo de 1915, tal y como informa Antonio S. Almeida Aguiar en su artículo Escultismo y Educación Física en Canarias (1912-1920), pasando a ser tal hecho "el acontecimiento social más destacado en los medios de comunicación locales", desplazándose hasta Tenerife en torno a 600 exploradores, tal y como informó el periódico La Vanguardia el 28 de junio de 1915.

El periódico La Opinión, en su edición del 22 de junio de 1915, señaló los diferentes actos programados para la llegada de tal expedición. En ese sentido, el día 27 arribaron a la capital tinerfeña los exploradores, creándose toda una serie de actos para su recibimiento. Tan solo un día después, el grupo pasaría a desfilar por diversas calles de La Laguna, recibiendo un almuerzo de confraternidad y descanso en el Monte de Las Mercedes. Tras esos actos se desplazaron a Santa Cruz de Tenerife para "entrar en columna de honor por la calle de Alfonso XIII y Plaza de la Constitución", finalizando el día en el Teatro municipal. Los actos continuaron el día 29, participando en una misa en la plaza del Príncipe durante la mañana y ofreciendo un concierto extraordinario en el mismo espacio. Durante la tarde, realizaron diferentes actividades en la Plaza de Toros de la capital, mostrando a los presentes, junto a los exploradores tinerfeños, toda una serie de ejercicios, finalizando el día con un paseo y música en la Plaza de la Constitución.

Durante la mañana del día 30 de junio tomaron un rumbo diferente, dirigiéndose en tal ocasión al Valle de La Orotava, desfilando, junto a diversas tropas, por las calles del Calvario, plaza de la Constitución y calles de San Agustín, Tomás Zerolo y Carrera, hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento, donde disfrutaron de un impresionante tapiz de flores naturales en su honor, recibiendo una medalla conmemorativa por su visita, tal y como informó El Progreso el 1 de julio de 1915. Finalizaron el día a través de un banquete en el Hotel Victoria y un paseo por el núcleo orotavense.

Al día siguiente, 1 de julio, los expedicionarios se trasladaron hasta el afamado Jardín de Aclimatación de La Orotava. En tal espacio serían recibidos por diferentes autoridades y obsequiados con un desayuno por parte de la Cámara Agrícola Oficial de La Orotava, regresando de nuevo a la capital para asistir a un encuentro deportivo y una fiesta en el Casino del lugar. Finalmente, el 2 de julio, tras haber recibido diversos homenajes y deleitar con diferentes actuaciones en múltiples lugares de la geografía tinerfeña, los exploradores se trasladaron hasta el muelle de la capital para regresar a Gran Canaria.

Cien años han transcurrido de aquella expedición de jóvenes de Gran Canaria que generaron tanta expectación en Tenerife. Sus actuaciones, dejaron como huella una intensa gratitud por parte de un pueblo que disfrutó de su presencia durante seis días de aquel verano de 1915.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine