Retiro lo escrito

Mire qué ministros, que me los quitan de las manos?

17.11.2015 | 23:13

R ecuerdan cuando nos íbamos a empoderar como auténticos ciudadanos gracias a Podemos? La maldita casta de los partidos sería herida de muerte por una organización dinámica, espontánea, instrumental en la que tanto la primera como la última palabra la tendrían los ciudadanos que decidirían soberanamente estrategias, programas, candidatos. Bueno, toda esa tontería no podía durar mucho y al cabo de apenas año y medio de su aparición los fundadores -y máximos dirigentes- de Podemos han dejado perfectamente claro su furibundo aunque taimado oportunismo. Ahora cabe disfrutar del espectáculo de un Pablo Iglesias presentándonos a quienes nombrará ministros nada más tomar posesión como presidente del Gobierno. Un exjefe del Estado Mayor de la Defensa, Julio Rodríguez, será, por supuesto, ministro de Defensa. Una juez, Victoria Rosell, es fichada -la expresión ya no tortura los labios podemistas- como cabeza de lista al Congreso de los Diputados por la provincia de Las Palmas, sin enojosas primarias por medio, y Pablo Iglesias anuncia asimismo que la designará ministra de Defensa. Yo no recuerdo jamás que Felipe González, José María Aznar o sus sucesores anunciaran antes de las elecciones a quiénes harían ministros. Pero Iglesias y sus conmilitones necesitan vender género. Ministros, ministros, fíjense en estos ministros, que me los quitan de las manos€ Por tanto no se trata de que los candidatos sean elegidos por los militantes ni que el programa sea el fruto de un sesudo y participativo debate (solo el 4,4% de los militantes participaron en el debate programático de Podemos) sino de puro marketing personalista. Por supuesto Iglesias no ha consultado a nadie sobre ministrables, ni lo hará jamás. Para conseguir un futuro grupo parlamentario dócil y ovejuno a Iglesias y sus cuñaos -ejemplar el trabajo de estirpe leninista del secretario de Organización, Sergio Pascual- no les ha importado tensionar hasta cerca de la ruptura al partido en Andalucía: en Córdoba la dirección nacional ha impuesto a Marta Domínguez como número uno al Congreso aunque militantes y simpatizantes hubieran votado mayoritariamente por Antonio Manuel Rodríguez.

Entre los que critican a los dirigentes de Podemos por estas tarascadas, por este descaro entusiástico, por este travestismo comercial, gárrulo e incansable, en fin, veo siempre mucha y florida indignación hacia Iglesias, Errejón y compañía. No entiendo, en cambio, que no se muestre una migaja de crítica hacia personas como Julio Rodríguez o Victoria Rosell por entrar así, como héroes del silencio, apenas un mes antes de las elecciones, en un experimento político tan velozmente degradado por sus propios inventores y sin necesitar de otro nihil obstat para sentarse en un escaño que la sagrada palabra de Pablo Iglesias.
www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine