Tribuna abierta

Más sobre las elecciones generales

01.11.2015 | 02:00

A cabamos de ver el ejemplo de Portugal en que Nueva Democracia, partido de centro derecha en coalición, alcanzó casi la mayoría absoluta. Pero a posteriori se está realizando un pacto a varias bandas por virtud del cual se pretende descabezar el actual Gobierno del Presidente elegido Pedro Passos Coelho, ya formado y que ha dado prosperidad al País con estabilidad y salida de la crisis mucho más grave que la española, porque la izquierda radical y extremista se alía con el llamado socialismo democrático, para a toda costa reconquistar el Gobierno, estando también en el aire la Presidencia de la República que ostenta el prestigioso Covaco Silva.

Y esto es un aviso para navegantes de lo que puede ocurrir pese a todos los augurios favorables, el 20 de diciembre próximo, pese a la disminución del paro en cuantía ya superior a la heredada en precario del Gobierno socialista de Zapatero, pues al cierre de los años de legislatura hasta el tercer trimestre actual, se ha conseguido trabajo por la cifra nada deleznable de dieciocho millones de cotizantes a la Seguridad Social, es decir que se ha rebajado el índice del paro en una cifra histórica del 21,18%. Y Canarias también ha sido muy favorecida en la actualidad pese al Gobierno de Coalición con el Partido Socialista, pues está recibiendo ayudas millonarias concertadas y ya el nivel de empleo alcanza el de 2008.

Sin triunfalismos, como es característico del líder del Partido gobernante, Sr. Rajoy, ha hecho unas declaraciones muy medidas anunciando y prometiendo con hechos y realidades que su Partido es el único que merece la confianza absoluta del pueblo español, pues lo ha demostrado, no con vana palabrería y pactos contra natura.

Además el llamado Partido Socialista Obrero, porque la "E" de español hace tiempo que se le cayó a manos de su actual joven e inexperto Pedro Sánchez, sin experiencia alguna de gobierno y con la crítica acerba de muchas cabezas pensantes tanto actuales como sobre todo históricos del socialismo que dio a España estabilidad política durante más de treinta y cinco años desde el ex Presidente Felipe González y otros muchos exministros, diputados, etc., que fueron verdaderos artífices de la Transición, alternándose con el Partido Popular, que es un centro derecha moderado y democrático, no como pretenden absurdamente los socialistas actuales que continúan con los "sindicatos" verticales del régimen anterior y los convenios colectivos, invención de aquella época para dar estabilidad económica y social y que hoy no tienen sentido ni existen en ninguna parte del mundo civilizado occidental sino que cada empresa acuerde con sus trabajadores sus condiciones de trabajo, salvo alguna excepción, admitiendo incluso algunos el despido libre porque como dicen los norteamericanos: ¿Qué empresario que tiene un buen colaborador a su servicio y que participa incluso en los beneficios de su empresa va a echarlo a la calle injustamente? Y sólo así se crearían más puestos de trabajo por el aumento de la riqueza y la productividad.

Por último, la intervención de Mariano Rajoy en el cierre de la legislatura haciendo un balance de la misma y posterior rueda de prensa, desgranando perfectamente todos los logros conseguidos por el esfuerzo del pueblo español y todos los ciudadanos, pero poniendo las condiciones y el marco legal el Gobierno por el principio clásico liberal de la "mínima intervención estatal".

Y además el pasado jueves recibió la felicitación unánime de todos los líderes europeos, entre ellos Merkel, Zarkozy y Junkers, en la cumbre de jefes de Estado celebrada en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, y que aplaudieron la intervención de Rajoy en toda su amplia gama de actuación, especialmente en la reducción del paro, en el índice de crecimiento mayor de toda la Unión porcentualmente, y en su enorme prestigio internacional.

Se dice que quizás esté "quemado", porque acude poco y comunica mal a través de las tribunas públicas, lo cual a mi juicio no es cierto, al menos en el Parlamento, puesto que es un formidable orador parlamentario que se crece en las réplicas, aplastando lisa y llanamente a la débil oposición de Pedro Sánchez, que aún no se ha estrenado, aunque anuncia una muy arriesgada política como las ofertas recentísimas de subir el salario mínimo, de la progresividad del impuesto sobre la renta, sobre todo las más altas, ¿cuáles son?, ¿cuál es el proyecto del Estado político, económico y social que quiere conformar?. Pero sobre todo el haber permitido y pactado en las últimas elecciones municipales y autonómicas con los Partidos de extrema izquierda y asamblearios, como Podemos del joven de la coleta, en sus diversas marcas y partidos extremistas y separatistas, incluso el partido de la Eta, Bildu, al que le ha regalado el gobierno nada menos que de Navarra y su capital Pamplona. Y no rectifica, aún después del fracaso rotundo, de esas mezcolanzas y "sugerencias" que después tienen que pasar la criba de los círculos y asambleas y que lo único que han hecho es cambiar el nombre de algunas calles con la Ley "hemipléjica" de memoria histórica del inefable Zapatero, y a que los jóvenes, por ejemplo, procedan a limpiar las aulas, quitándole trabajo a los sindicatos de la limpieza, sin haber creado ni un puesto de trabajo, salvo para sus amiguetes, parientes próximos y deudos.

Por ello concluyo que no solamente nos jugamos el futuro de España en la próxima legislatura, sino que si logran la "coctelera" de coalición de partidos extremistas y separatistas y forman un Gobierno, no solamente estamos condenados al fracaso inmediato y tendría que, mediante una moción de censura, convocar nuevas elecciones generales, sino que siguiendo las tácticas soviéticas, que tan bien conocen, podrían eternizarse en el poder si logran las mayorías necesarias, cambiando la Constitución con el respaldo de dos tercios de las Cámaras y Referéndum nacional.
Espero y deseo que el sabio pueblo español mediante el voto, esa papeleta metida en las urnas, sea consciente de la responsabilidad que asume para sí mismo, para su cultura, formación, sanidad y una vida digna y estable.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine