Tribuna abierta

Guía de Isora y la Fiesta del Árbol

30.10.2015 | 23:43

G uía de Isora hunde sus orígenes con anterioridad a la conquista en el Menceyato de Daute. Se trata de un municipio que, como tantos otros lugares de Canarias, sufrió los efectos de la emigración de sus habitantes hacia tierras americanas, siendo el siglo XX el momento de mayor estabilidad para el lugar a partir de las transformaciones desarrolladas en su núcleo costero. En torno a la imagen de la Virgen de la Luz, ubicada en la parroquia de Nuestra Señora de la Luz, muchos isoranos y canarios guardan una especial devoción. Las zonas altas del municipio aparecen dominadas por enclaves como Chirche, Chío, Chiguergue o Las Fuentes. Espacios que aún conservan construcciones que nos muestran la imagen de unos habitantes adaptados a unas circunstancias históricas diferentes a las actuales.

En ese contexto, resaltamos la denominada Fiesta del Árbol, una celebración que se desarrolló por primera vez el 26 de febrero de 1915, atendiendo al Real Decreto transmitido con carácter de celebración obligatorio para todos los municipios españoles. Al respecto, en las siguientes líneas nos vamos a centrar en un artículo publicado en el diario la Región el 27 de febrero de 1915 bajo el título Cultura y patriotismo. La Fiesta del Árbol, disponible en la red gracias al portal Jable de la ULPGC. El artículo, firmado por el corresponsal del periódico en la zona, nos describe el escenario donde la fiesta tuvo lugar. En concreto, el acto sería desarrollado en la plaza de Guía de Isora. La asistencia fue numerosa, y se resalta la presencia del Comandante Militar y Licenciado en Derecho, Gerardo Alfonso, así como la participación de las damas de la Cruz Roja y sección local de la misma. Todo ello al mando del primer Teniente Ramón Domingo. No faltaron las alumnas del colegio, que acudieron con la profesora Josefa Serrano. Asimismo, asistieron el cura regente, José Serret; el juez municipal, Antonio González Gorrín; el oficial de telégrafos, Rafael Ramos y los concejales del Ayuntamiento, además de Juntas locales de Instrucción pública y Plagas del Campo; Guardamonte; la escuela de niños a cargo del maestro Inocencio Mascareño, junto a un gran número de propietarios, agricultores, industriales, obreros y miembros de la Guardia Civil. La celebración se inició con la entonación de un himno por parte de los alumnos de la escuela de niños, bajo la dirección de Manuel Reverón, leyéndose a continuación toda una serie de cuartillas que reflejaban el objetivo del acto, siendo desarrollada tal labor por el concejal Luis Díaz Afonso, argumentando que la Fiesta del Árbol representaba una demostración del amor que sienten los pueblos civilizados hacia esos prodigios de la Naturaleza, afirmando que el propio lugar de Guía de Isora debía su existencia a las diversas plantas y árboles presentes a lo largo de su término municipal. Tras la intervención del concejal, dos alumnas de la escuela de niñas recitaron composiciones poéticas bajo una temática marcada por la vegetación. La celebración finalizó, como no podía ser de otra manera, con la plantación de diversos árboles por parte de doce niños de la escuela local, recurriéndose a cedros y acacias.

La Fiesta del Árbol se celebró en Guía de Isora, por primera vez, y al igual que en otros puntos del territorio español, en 1915. Un acto creado para, por una parte, servir de protección al medio, y, asimismo, cumplir con una finalidad educativa, atendiendo a una celebración cuyo origen se encuentra en el ámbito español a inicios del siglo XIX.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine