Tribuna abierta

La auditoría ciudadana de la deuda en La Laguna

24.10.2015 | 02:00

El acceso a la información se convierte en estos días en una pieza clave para llegar a entender las motivaciones que los diferentes grupos políticos municipales pueden tener a la hora de tomar decisiones importantes durante el desarrollo de los plenos municipales. Así pues, es bueno traspasar de vez en cuando el ámbito municipal si uno desea saber si las decisiones tomadas forman parte de la columna vertebral de un partido político, es decir, si son decisiones que se relacionan con principios básicos de esos partidos, o si, al contrario, muestran quizás la necesidad de esconder información o pequeños acuerdos encubiertos, tú me proteges a mí aquí y yo te concedo esto allá.

Por poner un ejemplo, sin ir más lejos en el último pleno del Ayuntamiento de La Laguna, el pasado 8 de octubre, Unid@s se puede presentó una moción a todas luces necesaria, dado el actual estado económico del Ayuntamiento. Pedía que se pusiera en marcha una auditoría ciudadana de la deuda y de los servicios municipales. La lógica de esta moción se explica por sí sola, cualquier buen gerente al entrar a gestionar por primera vez una entidad querrá saber desde un primer momento en qué estado se encuentra, cómo se ha gestionado anteriormente, y en el caso de que exista una deuda importante, qué se debe, por qué se debe y quién o quiénes son sus responsables.

Por lo tanto, si tenemos en cuenta que la deuda del Ayuntamiento de La Laguna asciende ya a 90,4 millones de euros, creemos que cualquier buen gerente debería poner todo su esfuerzo en entender qué ha ocurrido y debería estar muy preocupado en analizar la gestión anterior en profundidad.

Lo que nosotras planteamos en ese pleno fue simplemente que se creara una comisión promotora compuesta por un número de técnicos municipales adecuados a ese fin y que fueran elegidos por los grupos políticos con representación institucional, no provocando de esta manera un gasto extra a este, ya de por sí, económicamente débil Ayuntamiento. Además nos atrevimos a sugerir que debía ponerse en marcha una comisión especial de seguimiento formada por representantes de todas las entidades que lo solicitaran y cuya misión sería recibir, analizar y proponer cuestiones.

En este último punto nos estamos refiriendo a realizar este proceso siendo lo más transparentes posibles, permitiendo que la ciudadanía de una forma ordenada y coherente participara en el proceso de analizar qué ha pasado en su Ayuntamiento. Porque, sí señoras y señores del PP, de Coalición Canaria, de Ciudadanos y del PSOE, el Ayuntamiento de La Laguna no es su finca particular, pertenece, de hecho, a la ciudadanía.

Evidentemente la moción no fue aprobada y no recibió el apoyo directo de ninguno de los grupos. A cambio se votó una enmienda dulcificada que pedía a la comisión de Hacienda y Servicios Económicos que estuviera a disposición de los grupos municipales. Pero de auditoría nada. Ahora bien, si uno tiene algo de curiosidad y tiempo para investigar se dará cuenta de que estos grupos políticos que no apoyaron la moción de la auditoría ciudadana en La Laguna lo han hecho, no por una convicción política en la que no consideren necesaria esta medida al acceder a un ayuntamiento, sino por otras motivaciones. Sin ir más lejos, Juan José Mesa, el candidato de CC en Arafo, cree que la deuda actual que existe en su ayuntamiento "no la tienen que pagar los ciudadanos sino que es necesaria una auditoría pública".

Casualmente CC en Arafo se encuentra en la oposición. En un pueblo de Murcia, Beniel, son los grupos políticos de Ciudadanos y del PP, ambos también en la oposición, los que presentaron una propuesta para realizar una auditoría de la deuda. Por su parte, el PSOE en Madrid apoyó la moción de auditoría insinuando al PP que quizás su oposición a esta medida estaba basada en el miedo a lo que se pudiera encontrar.

Son solo algunos ejemplos que muestran como estos grupos políticos juegan constantemente con la palabra transparencia y participación a su antojo, sin tener en cuenta que cada vez el acceso a la información es más fácil y que la ciudadanía organizada está acercándose a las instituciones para ser partícipe y comprender como se están gestionando los recursos, recursos que son de todos y todas.

Por nuestra parte, no estamos satisfechas con la negación a realizar esta auditoría, la cual consideramos imprescindible, queremos saber y queremos que toda la ciudadanía sepa. Tampoco nos vamos a olvidar y dentro de un año exacto, el tiempo que tiene que transcurrir según la normativa municipal vigente, vamos a presentar de nuevo esta moción. ¡Avisados!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine