Tribuna abierta

Canarias son más de dos islas

19.10.2015 | 02:00

E l Parlamento adoptó esta semana una decisión histórica: la Cámara autonómica aprobó, por unanimidad, instar al Gobierno canario a que cuantifique la doble insularidad, es decir, los sobrecostes que pagamos los residentes en La Gomera, El Hierro, La Palma, Lanzarote y Fuerteventura para acceder a la sanidad, la educación, las infraestructuras, los productos básicos de la cesta de la compra y todos los servicios públicos e, incluso, la creación de empresas.

Aunque resulte difícil de creer, nunca se ha evaluado el impacto global que soportan las islas no capitalinas. Pero es que, además, el Parlamento respaldó que la nueva Ley del Régimen Económico y Fiscal (REF) incluya un estatuto jurídico singular con las medidas estructurales para compensar esos encarecimientos. El acuerdo, suscrito por todos los grupos con representación en el Parlamento, sin ninguna abstención ni ningún voto en contra, responde a una iniciativa -Proposición No de Ley (PNL)-, presentada por la Agrupación Socialista Gomera (ASG), donde tenemos claro que Canarias son más de dos islas.

El Gobierno canario no puede practicar el mismo centralismo que denuncia ante Madrid. Se critica la ceguera peninsular para entender al archipiélago y, en cambio, nos volvemos tuertos para mirar a las islas más necesitadas. Seamos más justos: si Canarias defiende ante el Gobierno del Estado un estatuto permanente y un reconocimiento expreso a su carácter ultraperiférico, en el Archipiélago también debe existir un estatuto similar para las islas menores, que no sólo soportan idénticas problemáticas, sino que las sufren de forma más agudizada. Cuando se reclama la unión de fuerzas para defender ante Madrid lo que por derecho a Canarias corresponde, hubiese resultado difícilmente explicable el rechazo a nuestra propuesta.

El logro de ASG es el logro de todos los isleños, pues el objetivo es eliminar la desigualdad entre los canarios; somos un territorio discontinuo, sí, pero una única comunidad autónoma y, por tanto, una región en la que todas y todos tenemos que tener las mismas oportunidades y los mismos servicios. La equiparación de los canarios, con independencia de su lugar de residencia, a la se sumaron todos los partidos representados en la institución autonómica, y se suman cada día más instituciones y representantes públicos, es el eje central de nuestra formación.

Las islas no capitalinas han carecido hasta ahora de una voz que los represente. Incluso los partidos insularistas daban un paso atrás en momentos claves, anteponiendo siempre el rédito político. La irrupción en el Parlamento de Agrupación Socialista Gomera, desde la que exigimos que de una vez y para siempre se dé lo que corresponde a La Gomera, El Hierro, La Palma, Lanzarote y Fuerteventura, ha traído nuevos vientos.

Pese a lo que suele argumentarse de forma reiterada, los habitantes de las Islas no capitalinas no sólo no cuentan con ninguna ventaja, sino que al contrario sufren todos los inconvenientes y, sin embargo, durante las tres décadas de historia de nuestra autonomía ningún gobierno ha sido capaz de dar solución a estos hándicaps. Falta un reconocimiento claro y normativo de su existencia. Aunque con anterioridad se ha abordado en el Parlamento y en el Gobierno canario la necesidad de compensar los gastos de la doble insularidad, hasta ahora no se había conseguido la unidad parlamentaria en pro del equilibrio que, sin duda, tiene mucho que ver con la inversión y de ahí también nuestra defensa de la triple paridad en el reparto de los fondos públicos.

Nos consta que el actual Gobierno canario y concretamente la Consejería de Economía respalda nuestra filosofía, pero creemos que de forma específica han de ponerse, negro sobre blanco, las verdades cifras de la marginalidad en las islas. Hace falta menos literatura y más exactitud sobre la cuestión de la lejanía, la insularidad y los costes que conlleva, de ahí la importancia de la radiografía objetiva y las medidas estructurales para las islas menos pobladas, menos comunicadas, menos desarrolladas, menos favorecida por los servicios y los recursos públicos. Esperemos que se cumpla con el compromiso y el mandato parlamentario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine