Retales de la historia

Apuntes futboleros: génesis del C. D. Tenerife

11.10.2015 | 02:00

D ice el diccionario que génesis es el origen, principio o proceso de formación de algo. Antes de que aquí se "inventara" el fútbol, naturalmente que ya se practicaba algún otro deporte, los más antiguos, los vernáculos, que ya existían antes de la llegada de los europeos: lucha canaria y juego del palo. También hay noticias tempranas de que se conocía la barra española y seguro que la caza, con o sin perros. Bastante más tarde, sabemos que en lugares restringidos se practicaba algún deporte de raqueta importado, naturalmente, de Inglaterra. Y los deportes náuticos, vela, remo, natación. Y seguro que habría también practicantes de la gimnasia sueca. Otros deportes, como el boxeo, baloncesto, esgrima y lo que hoy conocemos como atletismo, llegaron más tarde. Por sus nombres podría parecer que alguno de aquellos pioneros en las prácticas deportivas podían ser antecedentes del C. D. Tenerife, pero no era así.

De la primera mitad del XIX es el primer velocípedo que podría semejarse a la bicicleta actual y, antes de finalizar el siglo, unos atrevidos ciudadanos encabezados por el administrador de correos Julio Jiménez, comenzaron a organizar competiciones en terrenos aledaños al Paseo de los Coches y calle de Los Campos, en los que la sociedad Sport Club de Tenerife estableció un velódromo. La iniciativa fue bien acogida por los ciudadanos, lo que explica que en 1899 el ayuntamiento donara un premio, nada menos que de 100 pesetas, para el vencedor de una carrera ciclista. El velódromo se arruinó el año siguiente por el temporal del 26 de diciembre que derrumbó sobre las pistas el muro lindante con el Paseo de los Coches. Este Sport Club nada tuvo que ver con el fútbol.

Por lo expuesto se evidencia que aunque eran habituales las relaciones con Inglaterra el fútbol aún tardó en practicarse aquí de manera organizada. En el admirable trabajo de Juan Arencibia ´Historia del Futbol en la Provincia de Santa Cruz de Tenerife´ se señala que en 1908 existía en Santa Cruz un denominado Club Inglés, del que apenas se tiene noticia. En ese mismo año se creó una sociedad que respondía al nombre de Nivaria, que según el periódico ´El Tiempo´ del 11 de marzo presidía Agustín Arceo Roselló, y aunque en la reseña no se indica el objeto de la sociedad, suponemos debió ser continuadora de una sociedad filarmónica de igual nombre nacida en 1864 y que presidió Agustín E. Guimerá y que tampoco tuvo nada que ver con el balompié.

Llega 1909 y por primera vez se cita al equipo de fútbol Nivaria Sporting Club, del que nos hablan los periódicos ´Diario de Tenerife´ de 15 de enero y ´El Progreso´ del 16, con una noticia bien curiosa. La dificultad de encontrar en Santa Cruz un espacio apropiado para practicar el fútbol llevó al Nivaria a arrendar la Plaza de Toros, que este año cedió a la Cruz Roja para los ensayos de una fiesta benéfica que estaba organizando.

Pero lo normal era que los partidos se disputaran en la plaza de San Francisco de La Laguna. En noviembre del año siguiente se anunciaba en la ´Gaceta de Tenerife´ un match en la citada plaza entre los teams Nivaria e Inglis Club, ambos de Santa Cruz. En abril de 1912 el match de fútbol que se anuncia es frente a los aficionados á este sport de la colonia inglesa. El conjunto local debía sentirse crecido con los éxitos que sin duda alcanzaba, lo que le llevó a lanzar un desafío a un team de Las Palmas, del que no conocemos más detalles. Tener que desplazarse a La Laguna para celebrar los partidos era un serio inconveniente, por lo que se iniciaron gestiones para encontrar en la capital un terreno apropiado y se acabó utilizando la explanada frente a la playa de Roncadores, junto a la carretera a San Andrés, en la que se hacían los bloques de hormigón para las obras del puerto.

En 1912 se dan hechos fundamentales para la historia del fútbol en Santa Cruz. En octubre tiene lugar un partido entre el Nivaria y un equipo que por primera vez se cita, el Tenerife Sporting Club. Y tan nuevo era este conjunto que aún no existía formalmente, puesto que fue el siguiente mes, el 20 de noviembre, cuando el periódico ´El Progreso´ avisaba de la celebración de una reunión para dar forma a la fundación y constitución del nuevo club. Quedaba explícito el apoyo del Nivaria al proyecto y su implicación en la nueva sociedad, hasta el punto de que antes de finalizar el año se supo que tanto el Nivaria como el Isleño entraban a formar parte de ella. A partir de este momento se precipitan los acontecimientos, empezando por el préstamo al nuevo club de un terreno contiguo al Asilo Victoria, que se inauguró en diciembre con partido frente al Laguna Sporting Club. Dos años después el ayuntamiento acuerda arreglar el trozo de la calle Alfaro que conducía al campo de juego, y en 1919 colabora donando premios o cediendo gratis la banda de música municipal para festivales futbolísticos organizados por el Tenerife Sporting Club. En 1922, bajo la presidencia de Mario García Cames, pasa a denominarse Sporting Club Tenerife, y en octubre ya, por fin, en la prensa comienza a llamársele en español Club Deportivo Tenerife.

*De la Tertulia Amigos del 25 de Julio. Socio nº 1 del C. D. Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine