Retiro lo escrito

Mullendo almohadas

07.10.2015 | 14:57

Y o, como tinerfeño, me siento protegido, consolado, virtualmente indestructible. Escucho las graves y contundentes palabras de nuestro flamante prócer, Carlos Alonso, y me siento realmente protegido, sí. Alonso, que parecía un opositor de éxito que vistiera en Zara Kids, se ha revelado como un auténtico paladín del tinerfeñismo y de nuestros intereses. Después de las elecciones locales de mayo, para empezar, Carlos Alonso reparó en que los intereses de los tinerfeños corrían peligro si el PP no formaba parte del gobierno insular. Las razones por las que la ausencia del PP en su equipo de gobierno supondría un duro golpe para el desarrollo económico y social de Tenerife nunca fueron aclaradas del todo por el señor Alonso, pero se puso tan serio, parecía tan firmemente determinado en materializar su convicción de que el PP era imprescindible y las negativas del PSC-PSOE al respecto intolerables, que algunos domingueros afirmaron haber visto el rostro del presidente comenzar a dibujarse espontáneamente (diminutos piroclastos y rabos de muflones) en la pared norte del Padre Teide.
Y ahora el liderazgo de Alonso alcanza su hora cenital cuando el joven presidente reclama a los socialistas los fondos para terminar el anillo de circunvalación insular. Ah, esos malditos socialistas. Hace unos meses se empecinaron en que existiese oposición en el Cabildo y ahora no sueltan las perras para acabar con un proyecto indispensable para la Isla y cuyo desarrollo se ha prolongado durante años y años por culpa de sociatas desvergonzados –y quizás masones– como Antonio Castro Cordobez o Domingo Berriel. Como la actual consejera de Obras Públicas (¡otra socialista!) no parece atenerse a lo acordado, Alonso está dispuesto a destituir a los consejeros del PSC con responsabilidades en el gobierno insular, y si es imprescindible ocupar sus cargos, pues se negocia con otra fuerza política, el PP, por poner un ejemplo. Algún lunático –y vendepatrias– podría preguntar qué puede hacer Aurelio Abreu con Ornella Chacón, salvo estrangularla o echarle un mal de ojo mirándola fijamente mientras piensa en la oscilación de los neutrinos según Takaaki Kajita. Algún vendepatrias –o lunático– se empeñaría en recordar que el Gobierno autonómico está integrado por CC y PSC-PSOE precisamente, lo que facilita bastante la comunicación política e institucional. Pero nada de eso es ni será obstáculo para que Carlos Alonso siga adelante con su valiente estrategia de colocar Tenerife por encima de todo gracias a la labor incansable, a la tutela bienhechora, al eficaz, provisional y desinteresado liderazgo de él mismo. Si tuviera tiempo nos mulliría la almohada a cada uno de nosotros, si no lo hace ya.
www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine