Editorial

Tenerife se planta

04.10.2015 | 02:00

T enerife se planta. Tenerife dice "no" al inmovilismo de la Consejería de Obras Públicas y a la sinrazón de quienes pretenden enterrar el futuro de la Isla ralentizando el cierre del Anillo Insular de carreteras, que es la obra más importante de Tenerife y también de Canarias. No solo porque conectará y equilibrará dos polos de desarrollo fundamentales, como son el Norte y Sur, sino porque mejorará la movilidad de las personas y mercancías, y disminuirá los costes tanto para las familias como para las empresas.

Tenerife sufre un retraso histórico en materia de carreteras que salta a la vista con una simple visita a Gran Canaria, isla que aprovechó los fondos provenientes del Gobierno central desde el mandato de José María Aznar para modernizar sus vías y construir circunvalaciones que aún en Tenerife son un mero sueño. Ha llegado, por tanto, el momento de despegar, de unir las fuerzas de toda la sociedad tinerfeña, de las administraciones, de las organizaciones sociales y empresariales, de todos, para, bajo el manto de un Pacto por Tenerife, luchar por el desarrollo y el futuro de la Isla.

Es la idea del presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, que recientemente viajó a Madrid para reunirse con altos responsables del Ministerio de Fomento con el fin de concretar la fórmula para aplicar la partida de 15 millones de euros comprometida por el Gobierno de Rajoy para el cierre del Anillo Insular. Este encuentro de Alonso y la consejera insular del PP Ana Zurita en Madrid desató la ira de los próceres de Gran Canaria -pese a que el alcalde de La Aldea hizo lo mismo para lograr financiación para su carretera- y de la Consejería de Obras Públicas, que se sintió puenteada y arremetió con dureza contra el dirigente nacionalista por atentar contra los intereses generales del Archipiélago. Lo que hizo Carlos Alonso, sin embargo, fue anteponer el interés general de Tenerife, y también del resto de las Islas, a las ansias partidistas o particulares. Acudió a Madrid además con el beneplácito del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, jefe de la responsable de obras.

La consejera compareció en comisión parlamentaria el último jueves para proclamar que la "prioridad" del Ejecutivo será terminar los proyectos en ejecución, que serán compensados con los recursos propios que pueda aportar la Comunidad Autónoma. Garantizó que antes de final del año entrarán en funcionamiento el tramo de la GC-1 Agüimes-Santa Lucía; la vía Costa Calma-Matasblancas, en Fuerteventura; el viaducto de Erques, en Tenerife, y la Curva del Silbo y la travesía de Hermigua en La Gomera, pero obvió la obra crucial. Sobre el cierre del Anillo Insular, aseguró que se incidirá en las prioridades que recoge el convenio de carreteras, por lo que quedan a expensas de obtener financiación los tramos Icod de los Vinos-Los Realejos y Santiago del Teide-El Tanque, este último precisamente el que el Cabildo de Tenerife considera urgente e imprescindible.

Se equivoca la consejera Chacón, porque el 31 de julio de este año el Consejo de Ministros aprobó incluir una partida específica de 15 millones de euros en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del próximo año que servirá para iniciar las obras del tramo El Tanque-Santiago del Teide correspondiente al cierre del Anillo Insular. No se lo inventó el dirigente nacionalista, no. Compareció ante los medios amparado por Manuel Domínguez, del PP, líder de la oposición en la Corporación y hombre comprometido con el progreso de Tenerife, al igual que el socio de CC, el socialista Aurelio Abreu.

Falta luchar, seguir trabajando con inteligencia para hacer entrar en razón a la consejera de Obras Públicas y que fije como prioridad para la Isla y para el Archipiélago el cierre definitivo del Anillo Insular de carreteras. Los tinerfeños deben movilizarse para culminar la gran obra de la Isla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine