Espacio jurídico

Trabajador y desplazamientos

03.10.2015 | 02:16

Hoy en día, es elevada la tasa de trabajadores que no están adscritos a un centro de trabajo fijo. Cada día, han de desplazarse al centro de un cliente de la empresa, diferente cada día en el mayor de los casos y, finalmente, volver a su domicilio desde el centro de otro cliente a su vez diferente. La cuestión que venimos a plantear hoy es: ¿El tiempo invertido en el desplazamiento al inicio y al final de la jornada realizada por este tipo de trabajadores ha de computarse como "tiempo de trabajo" o, por el contrario, ha de considerarse como "período de descanso" ?

Lo primero que hemos de aclarar es qué se entiende por tiempo de trabajo, teniendo en cuenta que los límites legales a la duración de la jornada de trabajo se hacen siempre en relación con el "trabajo efectivo" o trabajo efectivamente realizado. A estos efectos, "el tiempo de trabajo" se computará de modo que "tanto al comienzo como al final de la jornada diaria el trabajador se encuentre en su puesto de trabajo" (art. 34.5 ET). La finalidad de esta regla es la de evitar que las limitaciones de la jornada impliquen una reducción de la productividad en perjuicio del empresario. Por ello, se ha pretendido reducir al máximo las ficciones jurídicas en las que se consideran tiempo de trabajo períodos en los que no hay una auténtica prestación de servicios. De la propia definición legal de tiempo efectivo de trabajo realizada por el ET se deriva que quedan excluidos los siguientes períodos de tiempo:

a) Tiempos de acceso y salida del trabajo.

b) Tiempos de aseo y cambio de ropa.

c) Tiempos empleados en el transporte al centro de trabajo.

d) Tiempo necesario para fichar.

e) Tiempos de desplazamiento desde los garajes donde se han de recoger los vehículos de la empresa al centro de trabajo.

f) En el sector de la construcción, el tiempo empleado en el desplazamiento desde la sede social de la empresa hasta los lugares donde efectivamente se producen las obras.

Por ende, el concepto "tiempo de trabajo" abarca todo período durante el cual el trabajador permanece en el trabajo, a disposición del empresario y en ejercicio de su actividad o de sus funciones, de conformidad con las legislaciones o prácticas nacionales. Este concepto se concibe en contraposición al de período de descanso, al excluirse mutuamente ambos concepto. En ningún caso se contempla una categoría intermedia entre ambos períodos.

En el caso de los trabajadores que desempeñan un trabajo sin tener un centro fijo adscrito, los desplazamientos se llevan a cabo para dirigirse a los centros de los clientes que les son asignados por su empresario, y son el instrumento necesario para ejecutar prestaciones técnicas por parte de los trabajadores en los centros de estos clientes. No tener en cuenta estos desplazamientos conduciría a que un empresario pudiera reivindicar que sólo estuviera comprendido en el concepto de "tiempo de trabajo", el tiempo destinado al ejercicio de la actividad encomendada, lo que tendría como efecto la desnaturalización de este concepto y el menoscabo del objetivo de protección de la seguridad y de la salud de estos trabajadores.

Si bien es cierto que existe una vertiente doctrinal y jurisprudencial totalmente opuesta, y que entiende que este tipo de desplazamientos no ha de computarse como trabajo efectivo, es mayoritaria la vertiente que defiende que este tiempo ha de computarse dentro de la jornada laboral de los empleados que trabajan en estas condiciones.

Por tanto y a modo de conclusión, en circunstancias en las que los trabajadores carecen de centro de trabajo fijo o habitual, el tiempo de desplazamiento que dichos trabajadores dedican a los desplazamientos diarios entre su domicilio y los centros del primer y del último cliente que les asigna su empresario constituye, en todo caso, "tiempo de trabajo".

Juan Miguel Munguía Torres es abogado de Munguía&Asociados
munguia@munguiaabogados.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine