Tribuna abierta

Un alcalde portuense para la posteridad

03.10.2015 | 02:17

Desde finales del siglo XIX, el núcleo del Puerto de la Cruz realizó toda una serie de transformaciones, adaptando y definiendo diversas infraestructuras creadas por y para el turismo. Una actividad económica clave para tal municipio del norte cuya huella llega hasta nuestros días. Sin lugar a dudas, se trata de una labor que no ha sido fácil, y cuyo resultado se debe al empeño y la constancia de toda una serie de individuos que han regido el destino de los portuenses a lo largo de muchas décadas. De esa larga nómina de alcaldes que ha tenido el lugar, tan solo unos pocos han continuado presentes y vivos en el imaginario colectivo, por las cualidades personales y profesionales de aquellos que rigieron el destino de los portuenses. Dentro de ese imaginario prevalece y destaca la figura de Isidoro Luz Carpenter (1897-1980). Su padre, Melchor Luz y Lima, sería alcalde de la localidad en un primer periodo desde 1906 a 1909 y, en un segundo periodo, desde 1916 a 1920.

El investigador y genealogista Antonio Luque Hernández define y traza en su artículo Familia Carpenter y Goodall de Tenerife algunos aspectos relacionados con los antecedentes familiares y el matrimonio de Isidoro Luz Carpenter con Magdalena Cullen Lugo, teniendo por hijos a Magdalena, Constanza, Isidoro, Elena y Melchor Luz Cullen. La formación de Isidoro Luz Carpenter se desarrollaría en la Facultad de San Carlos de Madrid, conociendo por aquel entonces a alguna de las personalidades españolas más representativas del panorama intelectual de aquellos años.

Tras completar su formación en la capital, regresa al Puerto de la Cruz, trabajando junto al doctor James Kyd Duncam Ingram, ampliando luego sus estudios en el extranjero hasta regresar de nuevo al Puerto de la Cruz. Un aspecto sobre el que Nicolás González Lemus, Melecio Hernández Pérez e Isidoro Sánchez García aportan diversos datos en su obra El Puerto de la Cruz. De ciudad portuaria a turística, destacando tales investigadores tres importantes hitos que el recordado alcalde lograría bajo su mandato: la declaración de Lugar de Interés Turístico para el municipio en 1955, el titulo de ciudad en 1956 y la inauguración de la Avenida de Colón en 1958. La figura de Isidoro Luz Carpenter destacaría no solamente en el ámbito municipal, pues también lograría desarrollar un importante papel en el Cabildo Insular, institución en la que llegaría a ser presidente desde 1962 hasta 1964, siendo premiado con diferentes homenajes y distinciones.

En torno a su biografía, el periodista Andrés Chaves realizaría una obra bajo el título Isidoro Luz (1897-1980): un hombre en la historia de Tenerife. Un homenaje a la vida y obra de una persona que, con una visión de futuro, supo apostar y creer en la posibilidad del núcleo del Puerto de la Cruz como enclave turístico, potenciando y generando toda una serie de iniciáticas en diversos ámbitos cuya huella aún resulta evidente en la actualidad.

Javier Lima Estévez es graduado en Historia por la ULL

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine