Con mano izquierda

Del talento artístico a la explotación infantil

25.09.2015 | 02:20

Si bien, por regla general, el español es un pueblo solidario que se conmueve sinceramente ante la desgracia ajena -máxime si sus protagonistas son niños pequeños- y que protesta con ardor al visionar reportajes de chiquillos que trabajan duramente en países tercermundistas -cargando sacos más grandes que ellos o doblando la espalda en yacimientos mineros-, acto seguido y mando a distancia en mano, recala en otra cadena de televisión para disfrutar (es un decir) de la actuación de una preadolescente que, maquillada como una puerta y con un atuendo impropio de su edad, interpreta un tema en inglés salpicado de alusiones cuya traducción al román paladino no resulta apta para menores. Otra paradoja más, de las muchas que nos toca digerir en los tiempos que corren.

Más de uno pensará que exagero y que las dos situaciones expuestas anteriormente no son equiparables. Sin embargo, a mí me parece que ambas suponen formas de explotación infantil con algunos puntos en común, por más que ningún partido político, sindicato, asociación de defensa de la infancia u organización no gubernamental se manifieste ni mueva ficha al respecto. Ni que decir tiene que estoy absolutamente en contra de los concursos que, aprovechando las supuestas cualidades artísticas de algunos chiquillos, funcionan como impresionante vehículo de enriquecimiento de las televisiones privadas. Tras esa apariencia de edulcorada ingenuidad, se esconde un espectacular negocio millonario y un arma muy eficaz para alzarse con la victoria en la enconada guerra de las audiencias. Pero, como quiera que la capacidad de autoengaño del ser humano es infinita, los promotores de estos shows suelen defenderse diciendo que, a pesar de su corta edad, los participantes en cuestión están ahí por voluntad propia y saben perfectamente lo que quieren. Y es justamente ahí donde, en mi opinión, radica la principal falacia porque, por la misma regla de tres, también podrían decidir dejar de acudir al colegio o no tomar una medicación que les hubiera prescrito su pediatra, por citar sólo un par de ejemplos.

Por más talento artístico que muestren o por fuerte que sea la personalidad que posean, todos los niños están llamados a vivir una infancia normal. Esa es la razón por la que los psicólogos alertan insistentemente sobre el doble peligro de arruinar esta etapa fundamental en la formación de la personalidad y de alcanzar la madurez sin una sólida base previa, lo más alejada posible de una idea errónea acerca del éxito. Cada chico necesita acumular experiencias positivas y obtener un alto grado de estímulos de calidad, pero siempre adecuados a su nivel de desarrollo interno y externo.

En el caso concreto de estos chavales que cantan y bailan emulando a sus ídolos adultos, tanto sus padres como las agencias de representación, los productores, los directores de casting y los responsables de los programas parece que se olvidan de sus derechos o, como mínimo, que los aparcan temporalmente, sometiéndoles a un trabajo tan duro y competitivo como el de un adulto. Ni siquiera la propia Administración demuestra el mínimo celo exigible a la hora de revisar sus condiciones laborales (cabe recordar en este punto que en España está prohibido trabajar hasta que no se hayan cumplido los dieciséis años). De hecho, la situación legal de este colectivo no está regulada adecuadamente. Se solicitan unos requisitos para la contratación y se otorgan los correspondientes permisos, pero rara vez se vigila el cumplimiento de unos horarios demasiado agotadores (vestuario, peluquería, maquillaje, ensayos, tiempo de espera en los camerinos), que sobrepasan con creces su breve aparición en pantalla para discutible deleite de millones de espectadores.

Considero que, salvo que tras esa hipotética ansia de triunfo del hijo se escondan los sueños incumplidos de sus padres, es preferible esperar a que crezca y, hasta entonces, respetar su anonimato y matricularle en un conservatorio o en una escuela de danza. Más que nada por su bien.

Myriam Z. Albéniz es abogada
www.loquemuchospiensanperopocosdicen.blogspot.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine