Tribuna abierta

De nuevo sobre las elecciones en Cataluña

20.09.2015 | 02:20

Insistiendo en lo dicho en el artículo anterior creo que la opción independentista a pesar de estar apoyada y publicitada por todos los medios de comunicación catalanes, especialmente 13 Televisión y cinco emisoras más y organizaciones numerosas como Junts pel Sí y manifestaciones permanentes, creo sinceramente que el sabio pueblo catalán y la inmensa mayoría de sus generaciones más responsables, intelectuales y económicamente, harán que fracase el pretendido referéndum o elecciones autodenominadas "plebiscitarias" por el Presidente, que por cierto es la máxima autoridad del Estado en la región que le viene conferida por la propia Constitución y el Estatuto y la doctrina emanada del propio Tribunal Constitucional.

Es evidente que le ha hecho un gran daño a esa opción independentista y de ruptura no sólo de la unidad nacional ancestral común de Cataluña con España al igual que otras Comunidades, la investigación policial (Guardia Civil) con la publicación en los medios del documentos del tres por ciento a través de la Empresa Teyco, con nota autógrafa del constructor del cálculo de las "mordidas" que puede llegar a cantidades millonarias lo que ha hecho un daño considerable que ha desestructurado la sociedad catalana dentro de las propias familias e incluso entre las fuerzas coaligadas como Ezquerra Republicana, que interpela al Sr. Mas en el Parlamento, personaje que en cualquier otra democracia occidental hace tiempo que estaría en la cárcel por los graves delitos entre otros de alta traición, desobediencia grave a los Tribunales Superior y Supremo e incluso al propio Tribunal Constitucional, clara y manifiesta.

Y recientemente y por vía de urgencia en las Cortes a instancia del Gobierno de la Nación le ha facultado para ejecutar por sí con "carácter provisional", sus propias Sentencias y Autos suponiendo el pago de multas, por cierto modestas, pero sobre todo acordar la suspensión inmediata de funcionarios y políticos que desobedezcan las resoluciones del Tribunal, sin perjuicio de la Jurisdicción ordinaria.

Y creemos fundadamente que el único partido actualmente que mantiene intangible la unidad nacional en base al artículo 2 de la Constitución española, votada masivamente en la propia Cataluña, es el Popular, si bien parece que cuenta también con el apoyo, siempre dudoso y ambivalente, del viejo Partido Socialista Obrero Español, cuyas últimas siglas parece que las han olvidado hace tiempo diversos partidos socialistas autonomistas e incluso estableciendo un régimen de federalismo asimétrico para dicha Comunidad que no se sabe lo que es. Y también es previsible que el partido de Albert Rivera, Ciudadanos, apoye la integración de Cataluña en España y la unidad nacional.

Aparte de ello estaba el gravísimo e irreparable perjuicio de la creación de un Estado independiente catalán que pretende incluir los llamados "Países catalanes", que son otras Comunidades Autónomas distintas tanto por la Troika comunitaria, la Canciller alemana Merkel y el propio premier inglés David Cameron, en recientes y sendas ruedas de prensa celebradas en la capital de España, en que sin duda alguna se verá que con arreglo a los Estatutos y Leyes fundamentales de la Unión Europea quedaría excluida de la propia Unión y de la zona euro, colocándose en la cola de otros Estados peticionarios anteriores.

Es de admirar el artículo de Felipe González con su prestigio internacional de hombre de Estado, publicado en un periódico nacional, que afirma entre otras cosas que "rompiendo la legalidad, nadie que tenga la obligación de cumplir la ley va a negociar nada", y concluye que "España no se va a romper sea cual sea el resultado electoral y que en el entendimiento podemos seguir avanzando y resolviendo nuestros problemas".

Sin embargo, otro periódico, también de difusión nacional, afirma que los partidos independentistas lograrían la mayoría el 27 de septiembre, según las encuestas de Sigma Dos, pero los antisoberanistas en su conjunto superarían en dos puntos porcentuales a los soberanistas al día de hoy, concluyendo que Ciudadanos será la segunda fuerza pero que la lista de Podemos, con todas sus carátulas y disfraces y fagocitando a Izquierda Unida, superaría al Partido Socialista Catalán y al Partido Popular de Cataluña.

Y yo creo modestamente que esto no ocurrirá nunca pues la candidatura de Podemos está al borde del precipicio por más que se disfrace mientras que sigue en ascenso considerable Ciudadanos.

Las espadas están en alto y desde luego sigo confiando en el triunfo de los partidos unionistas pues ya, aparte de lo expuesto, bastante daño y pérdidas de inversiones extranjeras y nacionales multimillonarias se están evadiendo dentro del territorio catalán y centralizándose en Madrid y otras regiones españolas y europeas con serias y responsables economías y políticas de seguridad, e incluso social y humana puesto que la secesión reportaría a España y a la Unión Europea, pero especialmente a Cataluña, un auténtico desastre económico-social, y ya lo ha denunciado el Representante de los Empresarios catalanes y su Consejo federal.

Con toda la parafernalia del Gobierno autónomo (aunque Mas no asistió) se celebró un año más una Diada, especial este año porque está en juego la independencia supuesta de Cataluña, que llenó la Avenida Meridiana. Y aunque hay datos contrapuestos, posiblemente unos ochocientos mil manifestantes se pueden contabilizar "objetivamente". Pero como decían comentaristas políticos de peso, ¿Y cuántos no estaban en la manifestación de una población calculada en más de siete millones de habitantes? La auténtica respuesta estará, aunque mediatizada y forzada por la propaganda continua del Goebbels catalán que se esconde detrás de ella, presentando de número uno un personaje "títere" al que nadie conoce.

Ramón González de Mesa es abogado

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine