A la contra

El caradura

Ramón Miranda, Alfonso Cabello, Bermúdez y Santiago Pérez protagonizan mi escrito

20.09.2015 | 02:20

De la cara que se gasta (presuntamente) Ramón Miranda, del fiestón que está organizando Alfonso Cabello para la noche del Plenilunio, del entusiasmo de Bermúdez y de Santiago Pérez como posible candidato al Senado va mi escrito de hoy. Bueno, de todo lo anterior y de la especie de primarias a dedo que están organizando los socialistas para elegir a quién mandan a representarles en Madrid.

Vaya cara la de Ramón Miranda

Lo largó el periodista Óscar Martín en Mírame Televisión y los que con atención lo escuchábamos, David Cuesta, José Antonio Pérez, Lito Mesa y un servidor, nos quedamos con los ojos patrás al oír al compañero contar que la Fiscalía pide una pena de cuatro años de prisión y 15 de inhabilitación como cargo público al exalcalde de Garachico, Ramón Miranda (CC), por presuntos delitos de malversación y prevaricación y, por ello, el órgano judicial solicita la apertura del juicio oral.

Por lo visto, el que fue presidente de la Federación Canaria de Municipios (Fecam) y director general de Deportes del Gobierno de Canarias durante el mandato de Paulino Rivero abonó, presuntamente, algo más de 6.000 euros de las arcas públicas para cumplir los gastos derivados de una sentencia por injuriar hace unos años al empresario Luis López de Ayala, marido de la exsubdelegada del Gobierno Pilar Merino, a través de un periódico local y, aprovechando, supuestamente, su condición de alcalde y, como quien no quiere la cosa, la cantidad referida corrió a cargo del Organismo Autónomo Hospital-Residencia de Ancianos Nuestra Señora de La Concepción. O sea, que don Ramón le espetó el gasto de su pleito al asilo de ancianos garachiquense.

Afortunadamente, las cosas han cambiado mucho en la Villa y Puerto. Allí ahora gobierna otro nacionalista, con bastante tirón: José Heriberto González, un político honrado, querido por sus vecinos y al que éstos apoyaron mayoritariamente convirtiéndolo en las pasadas municipales nuevamente en alcalde y, a su vez, en uno de los pocos triunfadores que la coalición nacionalista logró en los comicios de mayo.

Plenilunio

La tarde-noche del próximo sábado, estoy convencido, dejará un buen sabor de boca a los chicharreros y a los que visiten Santa Cruz. La celebración del Plenilunio convertirá a la capital tinerfeña en referencia de la cultura, el ocio, las compras y el buen rollito. Son muchas las actividades preparadas para ese día. Yo les recomiendo la que Ayuntamiento y el Organismo Autónomo de Museos del Cabildo pondrán en marcha entre la Iglesia de La Concepción y el Museo de La Naturaleza y el Hombre, que traerá consigo, además del estreno del puente de El Cabo, un buen puñado de sorpresas. Tal es así que la consejera del Cabildo Amaya Conde anda privada con todo su equipo organizando la velada.

Ya les conté la semana pasada que José Manuel Bermúdez está centrado en lo que tiene que estar: en colocar a la ciudad en el lugar de referencia que le corresponde. Probablemente este cambio de actitud en el alcalde haya sido propiciado por el respaldo obtenido en las pasadas elecciones (y eso que algunos en su partido lo daban por muerto) y por su nuevo cambio de look. Bermúdez se ha dejado barba, como un servidor, y aunque está mal que yo lo diga, a mí me queda mucho mejor. Yo no sé al alcalde pero un servidor no se deja tocar la cara (ni ninguna parte del cuerpo...jajaja) por cualquiera. A mí la barba me la afeita Jonay Lutzarzo, el de María Jiménez. Un chaval con fundamento, querido en el barrio, que trabaja en Fígaro Peluqueros de la Calle Puerto Escondido. Por cierto, yo pensaba que esta red de peluquerías, 6 en total, formaban parte de una franquicia, y, para mi grata sorpresa, resulta que es gente de aquí. La fundó don Juan José Machuca, un excelente y querido peluquero y barbero de Santa Cruz, que tenía su pequeño salón en la Rambla y al que sus tres hijos han imitado siguiendo sus pasos y creando una gran cadena de peluquerías que da trabajo a casi un centenar de familias canarias.

Pero barbas y cambios de look aparte, vamos a ver que tal sale la jornada del Plenilunio, en la que Alfonso Cabello se estrena como responsable de la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz. Seguro que sale bien. Porque, desde luego, bien pinta.

Modo irónico

La semana pasada, con muy buena aceptación por parte de los lectores, dediqué mi modo irónico a doña Juana María Reyes, legendaria directora del Servicio Canario de Salud, y ahora flamante gerente del IASS (si te coge). Y ésta se la quiero dedicar con especial cariño a un veterano de la política canaria: don Francisco Hernández Spínola (Paco para los amigos, allegados y damnificados).

Resulta que los del PSOE están planteando una especie de primarias (que no lo son, porque luego colocarán a dedo), para elegir a los candidatos al Congreso y al Senado por esta provincia para las elecciones generales de diciembre. Y, con buen criterio, están mandando las cartas de presentación de todos los que desean ser candidatables a las asambleas locales de las Islas, con el fin de que la sufrida militancia socialista, a las que sus líderes canarios han defraudado y vacilado, puedan elegir a quién manda a ambas cámaras (la alta y la baja) en Madrid.

Entusiasmados en aparecer en los carteles de las generales andan el carismático Tino Guzmán, el portuense Jonay Rodríguez, Pedro Ibáñez, el médico José Vicente González Bethancourt, Tamara Raya y nuestro siempre noble, leal e invicto Francisco Hernández Spínola.

Ya he dicho en la tele que apuesto personalmente y con toda mi boca (labios incluidos) por Paco. ¿Por qué? Porque a nadie se le escapa que Francisco es un hombre joven, con una enorme mata de pelo que le llega por la cintura y es de las personas más leales que los socialistas canarios han conocido. Su lealtad ha sido refrendada por destacados líderes del partido de la rosa, como Jerónimo Saavedra, Juan Carlos Alemán, Juan Fernando López Aguilar y José Miguel Pérez. Todos compañeros suyos que hablan bondades de su persona. Seguro que en unos meses (creo que no muchos) engrosará esta lista Patricia Hernández. Y es que quien conoce a Paco sabe que no es hombre de traiciones. Y mucho menos de conspiraciones.

Ya les adelanto que sería un fiasco, gravísimo error, no presentar al exconsejero de Presidencia y Justicia como numero uno al Congreso por esta provincia. Spínola ha demostrado que es un trabajador nato, su vocación de servicio es total y es evidente que no está en política por necesidad, ni por dinero (que le sobra)... sino porque es sabedor de lo imprescindible que es para el bienestar de nuestro pueblo y nación.

No sé lo que harán los militantes socialistas pero yo lo tengo claro. Mis hombros y mis anchas espaldas las pondré a disposición de Paco. A ver si salgo ileso de ésta ...

Santiago Pérez

Lo que sí tienen claro los socialistas, y por eso cada vez cobra más ruido el runrun que largue aquí el pasado domingo, es que Santiago Pérez sería un excelente candidato al Senado por esta Isla. Cosa que sería imposible si los nacionalistas de Román Rodríguez no llegan a un acuerdo con el resquebrajado Partido Socialista Canario.

Santiago es del PSOE hasta la médula y les aseguro que si el partido volviera a su cauce se despediría de su alianza con Nueva Canarias. Pero para que eso suceda, además de una alianza electoral, haría falta que salieran del partido que lidera Pedro Sánchez algún que otro vividor-conspirador, además de algunos sinvergüenzas a los que la última limpia que propició la Federal, antes de las pasadas elecciones, no afectó. He dicho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine