Tribuna abierta

El vino y La Orotava

19.09.2015 | 01:28

Tras la etapa de decadencia experimentada por el azúcar, el vino pasaría a convertirse en un producto de primer orden económico en Canarias desde finales del siglo XVI e inicios del siglo XVII, siendo Tenerife la isla que lograría alcanzar una mayor importancia, destacando el malvasía como variedad más representativa, frente al vidueño, cuyo consumo se restringía a servir en las mesas isleñas o exportarse a las Indias. Un aspecto relevante dentro de la economía canaria y que no dejaría de ser reseñado por los ingleses que llegaban hasta el archipiélago, tal y como ha expuesto el historiador Nicolás González Lemus en relación a la visión que los ingleses otorgaban al vino canario, analizando los relatos de Thomas Nichols (siglo XVI), Edmund Scory (siglo XVII), George Glas (siglo XVIII), entre otros insignes viajeros ingleses cuyos testimonios constituyen un interesante reflejo para analizar el esplendor que llegaron a alcanzar los caldos canarios, siendo Inglaterrera el principal consumidor.

El catedrático e historiador Antonio Bethencourt Massieu realizaría un impresionante estudio sobre el vino bajo el título Canarias e Inglaterra: el comercio de vinos (1650-1800). Un aspecto que ha sido tratado por diversos investigadores que no han dudado en proceder a explicar el origen, la importancia y el final del esplendor de tal ciclo económico en las islas, pues el vino canario sería distribuido por diversos lugares del norte de Europa y otras posesiones españolas e inglesas en el continente americano.

Durante el siglo XVII se desarrollaría el curioso episodio que el polifacético realejero José de Viera y Clavijo (1731-1813) denominó "el derrame del vino", ante la creación de la Compañía de Canarias que pretendía obtener el control de todos los vinos, afirmando Viera y Clavijo que en Garachico se experimentó el principal rechazo a esa situación, derivando en un derrame del vino que acabaría ofreciendo "una de las inundaciones más extrañas que se pueden leer en los anales del mundo", resaltando Antonio Bethencourt Massieu que aún dos hechos serían claves durante el siglo XVIII en torno a la exportación del vino: la proclamación del libre comercio con las Indias en 1778, y la apertura del mercado americano a la exportación vinícola. Antonio Bethencourt Massieu matiza las complejidades generadas en torno a tal producto en el plano político, así como a partir de las diferentes plagas que acabarían por reducir prácticamente su producción.

El investigador orotavense Antonio Luque Hernández expone en su obra La Orotava. Corazón de Tenerife, la importancia que el vino llegaría a tener en el Valle de La Orotava, alcanzando el municipio orotavense uno de los mejores niveles de prosperidad económica de Canarias. Al parecer, la calidad de las viñas era una de las razones que influyeron en la notable producción de vinos en La Orotava, pues éstas eran regadas, un hecho que acabaría derivando en un aumento de la producción, anotando Antonio Luque Hernández tales impresiones a partir de la información proporcionada por el jesuita Mathías Sánchez respecto al cultivo de las viñas de la franja baja del Valle orotavense, cuya obra sería estudiada por el profesor universitario de la ULL, Francisco Fajardo Spínola. Además, el historiador Manuel Hernández González señalaría diversos datos sobre la época dorada del vino en La Orotava a través de su artículo sobre la evolución de ese sector en la obra La Viña y el Vino en el Valle de La Orotava.

Javier Lima Estévez es graduado en Historia por la ULL

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine