Tomando el pulso

Aromas

15.09.2015 | 02:12

L a verdad es que a diario uno puede experimentar una gran variedad de olores, unos buenos y otros, no tanto. Un clásico es el de la guagua en verano, en hora punta, un sol de justicia y un conductor que no quiere poner el aire acondicionado aunque le griten desde el fondo que lo ponga ante el sofoco colectivo. En una tasca, cuando antiguamente se permitía fumar, la ropa te delataba, sinónimo de partido de fútbol además de degustar las magníficas tapas. El almogrote y los millitos que te ponen de obsequio para que te entretengas con la finalidad de que beba uno más, identifican el lugar que has frecuentado. Muchos opinan que con tres copas, uno se embalentona y se siente más guapo, más alto, más rubio o moreno, todo un "Latin lover" irresistible. Llegamos a una exposición de tapas en un bar, la vista juega un papel fundamental y el olor te lleva a exclamar aquello de: "Esto huele de muerte". Si te presentan a una persona, la primera impresión es la que cuenta y si te dice: "¡Qué bien hueles!, la cosa va bien. Si ya demuestras que es una costumbre de diario, lo bordas.

El aseo personal es muy importante e identifica a una persona, de lo contrario no te extrañe que te inviten a comprar una pastilla de jabón Lagarto, la cortes en cuatro y la utilices en diferentes partes del cuerpo. Los que no encajen el golpe, se defenderán diciendo que dicho jabón seca la piel, simples excusas, el aroma es lo que importa. Si vas de almuerzo o cena y de sobremesa tomas copas o chupitos y mezclas con tabaco, el aliento te llevará a recibir una frase como: "¡Estás tomado". Entras en casa y saben de donde vienes después de salir de día empatando con la noche, por la indumentaria como por ejemplo las cholas, las bermudas con las gafas colgando o en la cabeza, dan todas las pistas. Una duchita o un agüita con jabón es muy importante y no vale aquello de decir: "No me ducho pero me pongo desodorante o colonia". Eso es como bañarse y no lavar la ropa, el aroma canta. Los fumadores varían los aromas, a veces simple tabaco, vainilla y oriental, lo más cercano al de pipa. En fin, hay que reconocer el papel fundamental que juegan los aromas para bien o para mal.

Bernardo Lozano Acuña es escritor

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine