Zigurat

Canarias, breve perspectiva

12.09.2015 | 02:20

En el transcurso de 1975 y 1981, el nacionalismo adquirió enorme protagonismo en el Estado español. En dicho sentido, la Unión del Pueblo Canario (UPC) subió varios enteros. Mientras, varias formaciones y partidos políticos procedían a debatir la llamada cuestión nacional [canaria]. Fue en 1979, antes del IV Congreso del Partido Comunista de Canarias-PCE, cuando más de un militante -luego exmilitantes-, por esenciales motivaciones y razones exponían sus puntos de vista, quien escribe el presente artículo se atrevía en escribir: "Comenzar por admitir que Cataluña, Euskadi y Galicia suponen casos avanzados como pueblos de profunda entidad histórica, resulta del todo obvio. /€/ En Canarias se exige un planteamiento heterodoxo, de acuerdo a un modelo de interpretación nuevo que contiene formulaciones de futuro con base en el presente, aunque haya datos anteriores. /€/ No es un nacionalismo en búsqueda de lo remoto, cargado de formulaciones biologistas, una apelación a la raza, un discurso xenófobo movido más por un impulso sentimental que por un planteamiento racional" (Terrero de discusión´, "Canarias: aproximación a la cuestión nacional. (I), 1979. Obviamente, una vez abandonado el PCC-PCE, fueron muchos los militantes que tomaron distinto rumbo; y en algunos casos se optó por una posible alternativa canario federal [canarista, no nacionalista], pero personalmente dotada de estricto carácter independiente. Es decir, apostar por lo que demanda el sentido común: nueva Ley Electoral; revisar profundamente el actual Estatuto de Autonomía; redefinir el papel a jugar por los Cabildos Insulares; reorientar el REF; consolidar una siempre vital diversificación de la economía -con el debido soporte de energías alternativas, a la vez que dotarse de imprescindible flota pesquera e industria conservera-; crear diferente marco de relaciones con la UE; presencia de comisiones canarias en negociaciones con terceros países; incrementar el comercio triangular; trabajar concienzudamente en la enseñanza y la cultura y favorecer medulares intercambios, y ahondar en otros aspectos derivados de lo anteriormente señalado, consistiría en preconizar una Comunidad Canaria Federada con respecto al Estado español.

Evitar en todo momento el interesado equívoco de Artur Mas, antiguo Conseller de Hacienda y también antiguo Conseller de Ordenación del Territorio con el más que cuestionado Jordi Pujol, debería suponer marcar [Canarias] distancias con un proyecto aventurerista o que parece aspirar al ´harakiri´, como lo preconizado por Artur Mas. Se ha podido constatar que la actitud del gobierno de Euskadi es más prudente, o sea, más inteligente, que la huida hacia delante de una sociedad ya escindida como la catalana. Es así como dos referentes, el catalán y el vasco, radicalmente distante del primero, podría quizás obtener el contrapunto del archipiélago en el marco de un Estado que llegue a observar la posibilidad de una Comunidad Canaria Federada.

Agustín E. Díaz - Pacheco es escritor

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine