Espacio jurídico

Las páginas de contacto en internet

29.08.2015 | 02:00

E n fechas recientes ha saltado a la luz pública la página web Ashley Madison, una página web que expone y contiene los deseos sexuales privados de más de 37 millones de individuos en todo el mundo, cuya pagina tiene como lema La vida es corta, ten una aventura. Ashley Madison facilitaba los contactos de individuos concertando aventuras sexuales fuera de la pareja. Cualquiera sea su opinión respecto al sitio AshleyMadison.com, ahora la pregunta que se hacen los usuarios es qué deben hacer y cómo se deben proteger, pues lo que se ha filtrado son nombres y apellidos reales, datos bancarios, números telefónicos, preguntas de seguridad, preferencias sexuales, nombres de usuario y contraseñas, y actividad en el sitio, tal como fotos y mensajes.

Los usuarios se encuentran con que su identidad es pública, y que esa publicidad va a afectar a su reputación personal y vida sentimental. Esto solo acaba de empezar.

En el caso de que fueras usuario de la web y hayas descubierto que tu información ha salido a la luz, lo mejor es actuar rápido, y aunque existen empresas que se dedican a borrar tus datos de internet y no dejarte ninguna huella en 48 horas, unos consejos prácticos podrán aminorar el daño ya ocasionado: Por un lado rastrear la información personal y proceder a su eliminación de la web. Crear una alerta en la red y en el correo electrónico o mensaje relacionado con Ashley Madison. Dar de baja la cuenta o tarjeta bancaria que aparezca registrada. Presentar denuncia ante la Policía o Guardia Civil para prever posibles0 usurpaciones de la identidad del usuario como pueden ser transferencias, apertura de cuentas€Ajustar la configuración de privacidad en las redes sociales de las que seas usuario para que nadie pueda identificar a tus amigos o familiares ni compartir tu información personal con ellos. Si el contacto con dicha página fue con tu correo electrónico debes crear uno nuevo. Ignorar hacer clic en enlaces a malware que anuncian la base de datos robada.

En particular la usurpación de identidad en las redes sociales, supone hacerse pasar por otro en el perfil abierto de aquel en una red social, accediendo de forma ilícita al servicio del usuario de Facebook, Twitter etc. Vamos por partes, tenemos la figura del usurpado y la figura del usurpador. El usurpado es aquella persona física o jurídica que tiene abierta una cuenta en una red social, Facebook, Tuenti, Twitter y que la usa habitualmente ya sea para fines personales o profesionales. El usurpador es aquella persona física o jurídica que decide apropiarse de la identidad de un tercero haciéndose pasar por el, comportándose como si fuera el usurpado y realizando acciones que pueden ir desde colocar contenidos inapropiados o nocivos, subir fotos en el perfil de Facebook, Twitter del usurpado hasta enviar mensajes injuriosos o calumniosos a terceros en su nombre.

No es la primera vez que esto ocurre. El problema de fondo radica en que nos fiamos demasiado de internet. Damos nuestra información personal, información sensible y sencillamente confiamos en que los sitios web los mantengan seguros y privados; aún cuando en muchas ocasiones se expone en los términos de servicio que no lo garantizan.

El hackeo de Ashley Madison debería servir como un llamado de atención para todos los que utilizamos internet y sus servicios. Como usuarios, es nuestra responsabilidad saber que todos los sitios web son susceptibles a ser hackeados y que debemos actuar en consecuencia; es decir, debemos tener consciencia de que todo puede hacerse público.

En mi experiencia profesional resulta fundamental leer las condiciones de servicio y posición de la empresa frente a estas contingencias y que por lo menos asuma cierta responsabilidad si fallan las medidas para garantizar la seguridad de nuestra información. Somos nosotros, los usuarios, los que debemos hacer uso del sentido común y ver el uso de una u otra aplicación y, hasta que punto facilitar nuestra información personal.

munguia@munguiaabogados.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine