Tribuna abierta

Isla renovable

El Hierro ostenta el mérito de haber abierto un camino por el que, antes o después, avanzarán todas las Islas

17.08.2015 | 08:19

L as palabras pierden su significado si se utilizan con demasiada frecuencia. Por ejemplo, "sostenible" o "renovable". Esta última viene recogida en el diccionario de la Real Academia Española de una forma especialmente escueta: "Que puede renovarse". Desde hace unos años este término se ha convertido en un recipiente lleno de significados, todos ellos positivos, para el hombre y la naturaleza.

En estos días se ha demostrado que es viable el sueño de que Canarias tenga la posibilidad de abastecerse de energías limpias. El Hierro ostenta el mérito de haber abierto un camino por el que estoy seguro que, antes o después, avanzarán todas Islas. En el caso de La Gomera hace tiempo que no albergamos duda alguna de que ese es el futuro deseable por el que merece la pena trabajar.

La apuesta por las energías renovables encaja a la perfección con el apoyo que en paralelo hemos hecho por el desarrollo sostenible de la Isla. No por casualidad La Gomera es Reserva Mundial de la Biosfera, el Garajonay ha sido declarado Parque Nacional y es Patrimonio de la Humanidad, al igual que el Silbo.

Un tercio del territorio ostenta alguna figura de protección y desde hace años participamos con éxito en la Carta Europea de Turismo Sostenible. El futuro que nos hemos marcado está unido de forma indisoluble a la naturaleza y al territorio y dentro de esa apuesta, las energías limpias suponen una pieza fundamental para la sostenibilidad integral.

Desde hace unos días tenemos la suerte de poder tomar a El Hierro como referente y aplicar su experiencia. Pero lógicamente teniendo en cuenta las particularidades de cada territorio. Hay que ser conscientes de que existen factores como el número de habitantes, extensión del territorio, condiciones geográficas o meteorológicas, que pueden implicar un esfuerzo añadido. Por ejemplo, en el caso de La Gomera contamos con el doble de población y cien kilómetros más de superficie.

Al igual que nosotros, las demás islas de forma progresiva desarrollarán el uso de las energías limpias según sus propias características, planificación y posibilidades. Hemos iniciado un camino dentro de un marco adecuado en el que cada territorio insular cuenta con autonomía suficiente para decidir su propio futuro y modelo energético.

Hace tiempo que vamos dando pasos decididos en la dirección marcada. Se trabaja en un proyecto para que La Gomera esté unida a Tenerife con un cable submarino que será compatible con las energías renovables. Lo importante es garantizar que podamos eludir los efectos de los ceros energéticos y fortalecer un sistema especialmente vulnerable a causa de la insularidad.

Estamos trabajado en un proyecto innovador para informatizar y utilizar las energías limpias en la impulsión de las aguas de los sondeos que se utiliza para abastecimiento público. Esta acción no sólo supone un ahorro de 300.000 euros al año, sino que además fortalece el débil sistema energético insular.

Trabajamos en conseguir que infraestructuras insulares como el matadero funcionen con energía fotovoltaica. En estos momentos tenemos aprobados tres parques eólicos y hay sobre la mesa una propuesta para el desarrollo de energías hidroeléctricas. El Plan Territorial Especial de Desarrollo Energético redactado por el Gobierno canario hace una apuesta decidida por el suministro fotovoltaico.

El objetivo irrenunciable es conseguir una Isla con las mejores condiciones de vida posibles para sus habitantes y que sea capaz de mostrar a nuestros visitantes una oferta turística de calidad. Para ello resulta imprescindible mantener los valores naturales, paisajísticos, patrimoniales, etnográficos o arqueológicos. Sólo de esta manera los viajeros podrán disfrutar de deportes y excursiones al aire libre, actividades en las montañas o costas. Pero la apuesta por el turismo no puede implicar que nos desvinculemos, bajo ningún concepto, del sector primario, que conforma una parte fundamental de nuestra economía, paisaje y cultura.

En el modelo de desarrollo futuro de la Isla se encuentra escrita con letras destacadas la apuesta por las energías renovables. Ahora toca en el marco de la planificación más adecuada desarrollar los proyectos específicos. El gran avance producido en estos días es comprobar que hablamos de uno de esos escasos y raros sueños que a veces se convierten en realidad.

Casimiro Curbelo
Presidente del Cabildo de La Gomera

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine