Tomando el pulso

Bailes y bailes

04.08.2015 | 02:00

S in duda pasa el tiempo, las cosas y las costumbres cambian, llegando la inevitable comparación, aunque para algunos sea odioso. Los bailes no iban a ser menos pero los de antes, por una serie de factores, se extrañan. Las formas eran diferentes y los grupos de amigos se sabían divertir, teniendo así cantidad de anécdotas que contar sin reparos ni vergüenza. Los famosos cumpleaños en casas particulares con baile incluido gracias a los llamados tocadiscos, que iban de fiesta en fiesta junto con los discos que eran los éxitos del momento o como también se decía, el último grito. Empezaban a las cinco de la tarde y duraban hasta las nueve de la noche, a veces algo más tarde con el correspondiente permiso.

En las salas de baile, primero estaba el baile de los jóvenes y más tarde el de los mayores. Se bailaba suelto y en pareja pero no parabas durante todo el tiempo sino para tomar un refresquito o ir al baño. Las pandillas de amigos bailando unos con otros con una sola finalidad, divertirse y pasarlo bien. También se ligaba, como no, pero seguro que de otra manera. Son muchos los que piensan a día de hoy que en los bailes de magos se debe amenizar con música canaria defendiendo así las costumbres y las raíces de más de uno. Otro tipo de música, no pega, propiciando que dicho baile pueda ser calificado como uno más, ya que todos son iguales.

Otro ejemplo podría ser el baile flamenco o andaluz, donde sin duda tienen que reinar las sevillanas y si no sabes bailar al son de las mismas, aprendes, que siempre habrá un voluntario o voluntaria para enseñarte. Más de uno verá como por interés lo consigue y así con todas las modalidades de baile. En cambio la modernidad ha llegado, viendo como para bailar en pareja hay que recurrir al pasodoble o al cantante de nombre Sergio Dalma y bailar su famoso Bailar pegados es bailar. De lo contrario, te quedas solo, haciendo tonterías, dándole pisadas más que fuertes al suelo con el riesgo de hacer un hoyo, que seguro se lo encontrará el servicio de limpieza al día siguiente. En fin, o se toman medidas con los diferentes bailes o se convertirán en simples reuniones de amigos donde cada uno lleva algo de comer o beber y así todo será como en un día normal. ¡Qué pena!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine