Tribuna abierta

Plural mayestático

22.07.2015 | 02:20

Creo que vamos a la deriva. Anoche estaba leyendo algo que escribió un escritor que me gusta sobre otro escritor que me gusta y no quise saber lo que piensan sobre nadie. Solo quiero leerlos. No quiero saber lo que pensaban o plantearme si su ego o su falta de él los condujo a odiar a otras personas. No quiero saber lo inteligentes que eran o su sensibilidad emocional en la vida real. Todos vamos a la deriva. Leemos y escribimos, nosjuzgamos, odiamos y amamos sin pensar hasta que es demasiado tarde. No creo que debamos reivindicar más que nuestra propia literatura, no, los poetas y los escritores no podemos salvar el mundo. Nadie podría. Este mundo no es para nosotros, por eso creamos otros, por eso seguimos pensando que nada es suficiente. Ayer leía a Mallarmé diciendo que una rosa es la ausencia de toda rosa y a E.E. Cummings dirigiéndose directamente a esa Señora Muerte. ¿Qué pensaría Mallarmé de Cummings? ¿Lo mismo que Pavese? ¿No puedo amar a gente que se detesta entre ella? ¿Se detestan en realidad? Creo que vamos a la deriva, que nos camuflamos porque esto es demasiado grande, hermoso o incomprensible. Porque no queremos morir. Perdonemos a nuestros yoes que también se equivocan, no nos echemos de menos. Escribamos sin pensar que el mundo entero nos odia o nos adora, la gente piensa en muy poco más que en su parcela y cuando nos ceden un espacio debiéramos estar simplemente agradecidos. Escribamos, y dejemos de cuestionar si representamos a una masa o a un solo poeta solitario en una esquina del mundo. Vayamos a la deriva. La deriva siempre nos llevará a algún lugar. Y tal vez allí, estarán Mallarmé, Cervantes, Borges y Pavese sintiendo que nosotros también escribimos, aunque sea, un verso que nos cambió la vida.

Alba Sabina Pérez es escritora

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine