A la contra

De aquí te quito y aquí te pongo

Va una perorata dominguera sobre echaderos

19.07.2015 | 02:20

Podía haber utilizado el mismo título hoy porque lo de los echaderos ya lo conté aquí, en una A la contra hace algunos meses. Aunque, en honor a la verdad, el asunto de los echaderos ha salido a tutiplén en esta perorata dominguera. Entiéndase por echadero aquel espacio u organismo que depende de lo público y se usa para colocar a un amigo (principalmente), a un compañero de partido que se ha dejado la piel en la campaña, o a un político al que hay que buscarle encaje en el organigrama público (porque el pobre hombre o mujer no sabe hacer otra cosa que vivir del dinero de todos y no es cuestión de mandarlo al paro) y vale cualquier sitio para la colocación, salvo, claro está, para ejercer de bedel o de señora de la limpieza.

Javier González Ortiz

Ortiz, hasta hace bien poco consejero de Economía y Hacienda del Gobierno de Canarias, ha sido premiado por Fernando Clavijo, y, a pesar de que el entonces hombre de Rivero no apostó por el actual jefe del Ejecutivo cuando éste expresó sus intenciones de convertirse en candidato a la Presidencia por CC, lo ha ubicado en su staff para llevar las relaciones con Bruselas y África. No cabe duda de que para que el presidente tomara esta acertada decisión primó el que Ortiz cuenta con un conocido que trabaja en una afamada fábrica de embutidos alemana, donde elaboran unas salchichas que agüita, además de chopped, salchichón, chorizos de perro alemán, etc. Ese contacto ayudará a fortalecer la relación de Canarias y Europa a través de las salchichas, más todo lo que venga detrás. En cuanto a las relaciones con el continente africano son muchos los méritos de Javier: es un forofo del cantante King África, tiene por costumbre desayunarse churros con chocolate en el mercado de Nuestra Señora de África, desde hace dos años está estudiando batusi, gracias al modo de enseñanza rápida de Planeta Agostini y su película favorita es Memorias de Africa... bueno... y El Rey Leon. Todos estos argumentos han sido más que suficientes, y de peso, para que el nuevo presidente canario premiara al exconsejero con un cargo que para bien poco vale. Tengo que decir, aunque suene a coña, que a Javier González Ortiz, cuando se habló de la posibilidad de que éste abandonara el Gobierno, le llovieron innumerables ofertas del sector privado que querían ficharlo. Conozco algunas de esas ofertas: un importante empresario de la construcción le ofreció trabajar de cajero en un céntrico parking de la capital tinerfeña; un empresario del sector textil le ofreció jugar como delantero del Tenerife o de dependiente en una de sus tiendas en un nuevo centro comercial que ha abierto sus puertas en el sur de la isla; un hostelero muy conocido le ofreció a Ortiz un puesto en su parque de atracciones, como animador en el nuevo espectáculo, e incluso yo le dije a Javi que si se quedaba sin curro lo ponía de gerente de nuestra tele, para gestionar las TDT que Paulino Rivero dio a nuestras empresas en el último reparto de licencias. Pero Ortiz, que siempre ha tenido vocación de servicio público y de trabajar por los demás, ha preferido desechar un quintal de ofertas y, por menos dinero (no sé yo?), llevar las relaciones con Europa y el continente africano.

Javi no es el único

¡Que conste, que el de Ortiz no es el único echado! Ahora los socios de Gobierno empezarán el reparto de echaderos y espacios varios. Siendo sinceros hay que reconocer que las colocaciones por parte de los nacionalistas son ya un hito (siempre se dijo que Coalición era una agencia de colocación), hay que reconocerles la capacidad artística que tienen para los nombramientos. Sin embargo, al PSOE se le nota la falta de experiencia. Es lógico porque llevan menos tiempo en el poder, son muy de un nombramiento a lo basto. Cualquier belillo les vale para colocar al frente de una Viceconsejería, Dirección General, o presidente de organismo o fundación pública.
Reciente ha sido el nombramiento de Marta Arrocha (PSOE), exgerente del IASS, que pasa a ser la nueva secretaria general técnica de la Consejeria de Asuntos Sociales.
La socialista Carmen Nieves Rodriguez Fraga, hermana del alcalde de Adeje (el hombre que catapultó a Patri en su carrera de primarias), que ya estaba en el mandato anterior de viceconsejera de Administraciones Publicas junto a Francisco Hernández Spínola, pasa a ser directora general del Gabinete de Patricia Hernández (y así desde Adeje se controla cualquier chifladura que pudiera surgir).

También los socialistas han nombrado a Isabel Mena, exedil del Ayuntamiento de Las Palmas, a la que, miren por donde, José Miguel Pérez apartó de cualquier aspiración en Gran Canaria, para previsiblemente convertirse en viceconsejera de Asuntos Sociales.

Me cuentan que a Ricardo Moreno, ex director general de Telecomunicaciones del Gobierno anterior y gran apoyador de la vicepresidenta, ésta quiere colocarlo como director general del Servicio Canario de Salud (pues bien empezamos), lo que ya ha generado malestar en el sector sanitario, ya que Moreno ni siquiera es médico (no sé porqué tanto ruido si Bañolas y María del Mar Julio, los dos de CC, tampoco lo eran y nadie puso en su día el grito en el cielo).

Por otro lado, los nacionalistas han tardado nada en colocar al periodista Juanma Bethencourt, exconcejal de Urbanismo de La Laguna, como director de comunicación en sustitución del también periodista Jaime Pérez Llombet, que se marchó del Gobierno para dirigir una empresa.

Pero esto es nada, el chocolate del loro con los cientos de cargos y puestos a ocupar. Hay mucha nomina suelta por ahí...y hay que empezar a ingresarla en gente de bien.

Echadero en el Senado

Que el Senado sirve para bien poco es un debate que está candente en nuestra sociedad. Hay unos que piensan que esa Cámara está obsoleta y que mejor quitarla, mientras que otros opinan que hacerlo sería asfixiar a la democracia. ¡Qué cosas, por Dios! Yo soy de los que piensan que el Senado es un gran echadero nacional. Ese espacio es imprescindible en una democracia como la nuestra para colocar a viejas glorias de la política que necesitan estar activas. Nosotros hemos mandado para Madrid a los nuestros. Tras las últimas elecciones los partidos han decidido premiar a algunas de las celebritis locales. El PP ha mandado al Senado a Mercedes Roldós, cuyo último mérito ha sido perder las elecciones para su partido como candidata al Cabildo de Gran Canaria, dándole a sus siglas el peor resultado de la historia. Coalición Canaria ha decidido regalar su plaza senatorial a María del Mar Julios, cuyo mérito ha sido reducir los afiliados de su partido al irrisorio número de ocupantes que cabrían en una Berlingo. Y el PSOE gratifica a Julio Cruz con un acta de senador (que incluye dietas, desplazamientos, vales de comida para gastar en el comedor social del Senado y un tour por la sauna que hizo famosa Casimiro Curbelo, si fuera necesario). En realidad, en el caso de Cruz no sabemos muy bien si su partido con esta patada pa´ arriba, lo está premiando... o lo están alejando del jaleo local. No obstante, a Cruz los socialistas tienen que agradecerle los vergonzosos resultados que éste obtuvo para su partido en La Gomera y de ahí, por su pésima gestión, va la plaza para el Senado.

Son esas cosas tan propias de la política. Gratificamos a los peores, jodemos a los mejores y todos tan contentos. Además, ¿de qué preocuparse? Sean malos o buenos, peores o mejores gestores, lo importante es que toda esta machangada la paga el pueblo. Y claro, cuando es otro el que paga... qué más da. Bien colocados están y que Dios los bendiga a todos.

Postdata

Andrés Orozco, director territorial de La Caixa en Canarias, está más fuerte que nunca. No es que antes no lo estuviera sino que hace unas semanas se llevó un susto de esos que nos da la vida para decirnos que tenemos que vivirla. Pero al final todo quedó en eso, en un susto.
El médico del centro hospitalario de San Juan de Dios, Julio Hernández, que es un crack, fue el encargado de decirle a mi querido Orozco, en plan Celia Cruz, aquello de "hay.... hay que vivir, hay que gozar, que la vida es un carnaval". Mi agradecimiento, el de la familia de Andrés y el del personal de Caixa en Canarias (que somos como una piña) a la Clínica y a Hernández por el trato y por ponérnoslo a punto.

Andrés está feliz, muy feliz, y tiene motivos para estarlo. Tanto que en estos días quiso celebrarlo currando, yendo a reunirse en Presidencia del Gobierno con Fernando Clavijo y Patricia Hernández, y comprometiéndose con la sociedad canaria, como representante de La Caixa, para que las familias no pierdan sus techos. He dicho.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine