Tribuna abierta

Más sobre el cambio electoral en España

18.07.2015 | 02:20

Las combinaciones y trueques postelectorales han traído un nuevo concepto de "democracia" (a la virulé) que sugiere como gran mejora del cambio político la "auténtica" demagogia de los "escraches" y de las sentadas y asambleas en plazas públicas y concentraciones sin ningún tipo de permiso, incluso contra su prohibición, saltándose a la torera todas las normas legales, electorales y de protección de derechos fundamentales del Gobierno legítimo, es más, del código ético de conducta moral y social al que a veces citan sarcásticamente como depositarios exclusivos del mismo.

Mal empezar, el mismo día, a las pocas horas de la investidura de alcaldes y concejales de las coaliciones postelectorales apoyadas por el nuevo Partido Socialista, incluyendo el ariete de Podemos, ya se les está viendo el plumero de cómo entienden la democracia popular o populista€ al estilo bolchevique o venezolano de Maduro o de la Cuba "libre" de los hermanos Castro.

Espero aunque no confío que la señora alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la exmagistrada septuagenaria y titular de un bufete de abogados de prestigio ponga un poco de orden y concierto en esta pseudo-democracia bolivariana y comunista, y como primera medida destituya fulminantemente a Guillermo Zapata, al que ha decidido dimitirlo no de concejal, que sigue siendo, en contra de toda la opinión pública y del propio Partido Socialista coaligado, sino de su competencia en Cultura, por no decir "Incultura o Contracultura", con sus célebres twitters haciendo chistes de pretendido humor negro con las víctimas del terrorismo, del Holocausto judío y las niñas de Alcácer, o como aseguró que "por torturar o maltratar a Gallardón no se va a cambiar la historia, pero podemos probar".

Y así se entrega nada menos que Pamplona, la capital de la Navarra histórica, reserva espiritual de España y de Occidente, a un representante de Bildu, partido de la ETA, declarado ilegal por el Supremo, aunque el Constitucional (Tribunal político), le haya dado cobertura con limitaciones.

La situación es inquietante pues en cualquier momento puede surgir una chispa que degenere en una violencia extrema, aparte de la radicalidad demagógica en contra del Sistema democrático que los españoles pacíficamente desde hace más de treinta y siete años, con grandes esfuerzos, nos hemos dado y creado, equiparándonos a las grandes e históricas democracias occidentales y dentro de la Unión Europea y el Eurogrupo, que tiene méritos para presidirla el ministro español Luis de Guindos, aunque al final no haya sido nombrado.

Aparte de la posible e inminente ruina económico-financiera, por huida de capitales de inversión de empresas nacionales, pero sobre todo de multinacionales, que paralizan ya sus proyectos con creación de miles de puestos de trabajo que quedan en el aire por la falta de seguridad jurídica que se avizora. Sería una vuelta atrás en el progreso conseguido con el esfuerzo de todos los españoles, y que se resume en la frase antológica de la alcaldesa madrileña Carmena€ que ella no tenía un programa definido de gobierno, sino simples sugerencias, algunas irrealizables. ¡!

Pero soy optimista dentro de los negros augures y creo que una Nación de nuestra categoría histórica y grandeza espiritual no caerá en la ruina moral y social€ la pérdida del Norte y de su Razón histórica y bagaje cultural milenario.

Ramón González de Mesa es abogado

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine