Retiro lo escrito

Una reforma impostergable

04.07.2015 | 02:47

Román Rodríguez ha corrido a denunciar la supuesta negativa del portavoz parlamentario de CC, José Miguel Ruano, a apoyar la creación de una comisión de estudios para la reforma de la ley electoral canaria. En realidad ni coalicioneros ni socialistas se han opuesto frontalmente a la comisión, pero Rodríguez lleva tiempo empecinado en capitalizar la demanda de la reforma electoral, y ahora que Podemos ha llegado a la Cámara regional, no puede perder comba. Me aburre recordar cómo en 1999 Rodríguez, presidente del Gobierno autonómico, se comprometió en su discurso de investidura "a rebajar al menos los topes porcentuales" para satisfacer la reclamación de Tomás Padrón y su Agrupación Herreña Independiente, que por entonces todavía dudaba en si poner su huevo estratégico en la flamante Coalición Canaria o resignarse a ser una fuerza aliada. Una de las pequeñas leyendas que circula alrededor de la Presidencia de Román Rodríguez dicta que los sectores más retrógrados de CC le impidieron sacar adelante la reforma. Yo sospecho que, en realidad, Rodríguez estaba muy ocupado en otras cosas, entre ellas, en gobernar? Lo que sí se creó por entonces fue una comisión de estudio sobre la reforma electoral, que después de un año y medio celebrando reuniones, leyendo informes y reuniéndose con expertos –porque aquí en Canarias es sabido que tenemos expertos para todo– desapareció casi tan silenciosamente como una pompa de jabón.

Quizás la comisión de estudios no sea el mejor instrumento para abrir un proceso de reforma, sea en materia electoral, sea en asuntos hortofrutícolas. Es difícil encontrar el ejemplo de una comisión de estudios que haya podido materializar algún resultado. Pero la mayoría parlamentaria –y el próximo Gobierno– cometería un grave error si pospusieran indefinidamente la reforma electoral, es decir, si CC y PSOE no se pronunciaran claramente por su opción y no incluyeran este asunto en la agenda política de la primera mitad de la legislatura.

Simplemente porque es una exigencia de decenas de miles de ciudadanos isleños. Incluso los que modestamente creemos que el sistema electoral canario tiene mayor calidad democrática que el de Tanzania pensamos que resulta imprescindible su reforma –y en particular la rebaja de los escandalosos topes porcentuales– para conseguir un parlamento más representativo que el actual. Que hablen los partidos entre sí. Que establezca un pleno monográfico y se debatan iniciativas, propuestas, modelos. Que se consensue una reforma con los máximos apoyos parlamentarios, pero a la que puedan votar a favor incluso los no plenamente satisfechos. Que se haga política para enriquecer la participación política.
www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine