Zigurat

Sin crueldad con Grecia

04.07.2015 | 02:47

Existe un principio que tan sólo lo transgreden seres depravados, y consiste en no ser crueles, ya sea verbal, física o psicológicamente, que ésta es una bien deliberada condición. Tan indeseada situación es en la que encuentran muchos ciudadanos griegos -también de otras nacionalidades-, considerando su ignominiosa situación. Crueldad financiera y ahogo sistemático, mediante una política de permanente acoso y derribo perpetrada contra el gobierno Syriza liderado por Alexis Tsipras.

Florentino cálculo, aprovechándose de cierta aparente precipitación, conduciendo a Syriza a una vorágine hasta quedar a la espera de un ya inquietante resultado del controvertido y divisorio referéndum del domingo seis de julio. Tras las últimas elecciones griegas y el triunfo de Syriza, el Banco Central Europeo le fue claramente hostil, también fueron muchas las personas plenamente conscientes de que más temprano que tarde se efectuarían severos castigos efectuados por la llamada Troika, o sea, el Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional (cuya "flamante" directora gerente, Christine Lagarde, ha sido tenida en cuenta por la Justicia francesa [2014] por un presunto delito de corrupción y abuso de autoridad en Francia, cuando era Ministra de Economía), jauría implacablemente conducida por el gobierno dirigido por la políticamente despiadada Angela Merkel. Todo apunta, obviamente, a que la Troika ha despreciado desde un principio el ejercicio de legítima resistencia llevado a cabo por Grecia ante la brutalidad austericida. Es ésta la que domina tiránicamente deseosos mercados de carencias en cuanto a controversias políticas y sociales, las mismas desde las que se podría elaborar diferentes alternativas, opuestas a las acostumbradas y arrogantes directivas dictadas desde Berlín y formalmente acatadas por Bruselas. Así, Alexis Tsipras y su gobierno [Syriza, minoritariamente apoyado por Griegos Independientes (ANEL), derecha nacionalista], se encuentra ante enormes dificultades que pone en serios aprietos a la democracia, la justicia social y la soberanía. La abyecta Europa de los mercaderes estará propulsando considerablemente a los reaccionarios griegos, entre ellos, Andonis Samaras, dirigente de Nueva Democracia y los nuevos jerarcas del Movimiento Socialista [socialdemócrata] Panhelénico (Pasok), y también a los componentes de las clases dominantes que diestra y astutamente han sabido deambular económicamente, bien puesto el "saco al hombro", "dentro y fuera" de Grecia.

La crueldad financiera y el ahogo sistemático han sido frenéticos y elevándose con un gobierno [Syriza] gran deudor en gastos militares (1.600 son los carros de combate vendidos por Alemania y Francia), que para nada contradice la "lógica" del capitalismo salvaje. Queda ahora, un crispado suspense auspiciado por quienes desearon imponer sabidas reconversiones industriales, y planificar en todo momento diferente administración de otras naciones que necesariamente desean, cual es el caso de Grecia, dignos países para defender democráticamente sus irrefutables derechos.

Agustín E. Díaz-Pacheco es escritor

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine