Tribuna abierta

La mediación familiar, un recurso al alza

23.11.2014 | 02:20

Tenerife ha acogido estos días una iniciativa discreta pero de excepcional valor social: la I Convención Nacional de Mediación Familiar, organizada por la Fundación Centro de la Familia. Congregando a ponentes y expertos de alto nivel, entre ellos incluso José Ramón Navarro, presidente de la Audiencia Nacional, este evento ha puesto a la Isla en vanguardia de una forma de resolución de conflictos que se abre paso por ser una apuesta por el consenso y la negociación en pos de un bien mayor.

El bienestar de las familias es el bienestar de la sociedad. La mediación como sistema de arbitraje ante conflictos supone la extensión de un comportamiento basado en el acuerdo; la habilidad para ceder, perder y ganar es un valor que en la vida conviene cultivar, en tantos aspectos, para hacer frente a situaciones complejas minimizando los daños entre las partes. Nadie quiere una separación problemática, pero, si se da el caso, la mediación nos proporciona herramientas para afrontarla reduciendo en la medida de lo posible el coste afectivo, económico y social.

Si bien la mediación es aplicable a muchos ámbitos, en el caso de la mediación familiar los beneficios de esta práctica están contrastados y ampliamente reconocidos en la sociedad. Disminuye tensiones, facilita la cooperación y la búsqueda de soluciones, y sobre todo ofrece alternativas para preservar el bienestar psicológico y emocional de los menores, que son el objeto principal de nuestro interés como Administraciones públicas. En este sentido, la demanda creciente de mediadores cualificados nos pone ante un nuevo reto al que iniciativas como esta Convención sirven para dar respuesta, así como para dar a conocer la figura del mediador, sus aptitudes y capacidades para erigirse como un instrumento más de bienestar familiar y social.

El Centro de la Familia es una entidad con la que trabajamos desde el Área de Bienestar para descentralizar los servicios, dentro del proyecto de Anillo Insular de Políticas Sociales, y en esta línea hemos cooperado en la reapertura de un Punto de Encuentro Familiar en La Orotava, en coordinación con el Gobierno de Canarias, para dar a las familias en situación de conflicto un espacio donde poder recoger a sus hijos en las mejores condiciones posibles de intimidad y seguridad. Hemos sacado ese servicio del área metropolitana y lo hemos acercado a la comarca norte y esperamos poder llevarlo también a otros puntos de la Isla.

Desde el Cabildo nos sentimos muy honrados de haber podido colaborar con este Congreso, así como satisfechos por el alto nivel académico y profesional de los ponentes. El Centro de la Familia ha puesto un esmero especial en su selección, en busca de la excelencia para dar a la mediación familiar el realce que merece. Sus experiencias y conocimientos a buen seguro han enriquecido a los profesionales que se han dado cita en la Convención, y por tanto mejorarán la calidad de vida de las familias que recurran a este arbitrio.

El acuerdo no siempre es posible, ésa es una realidad que debemos aceptar. Pero sí es posible incorporar el hábito de intentarlo, de negociar de una forma franca y teniendo en mente siempre el interés de los menores como bien supremo. Es esperanzador ver el auge de la mediación en un mundo tan judicializado, y es un orgullo ver que Tenerife se posiciona como referente en esta materia gracias al esfuerzo incansable del Centro de la Familia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine