tribuna abierta

Aprende a ser optimista

21.10.2014 | 02:00

Si nos dejamos llevar por todos los acontecimientos que están sucediendo actualmente en el país, es para meternos en la cama y volvernos a dormir. La visita del ébola en España, fallos en los protocolos de sanidad, posibles nuevos pagos como la del mantenimiento de nichos, tasa del paro, continuos recortes? ¡madre mía! Está claro que las circunstancias aparecen solas pero, gracias a dios, nosotros elegimos cómo vivirlas.

Ahora más que nunca es el momento de aprender a ser optimista ya que por lo que veo es la única salida para por lo menos no dejarnos arrastrar por tanta negatividad y seguir avanzando, marcándonos retos y luchar por conseguirlos, manteniendo una buena calidad de vida emocional.

Solemos creer que solo es optimista el que lo tiene fácil en la vida y no es así. ¡Se puede aprender a ser optimista! Y si aún no lo eres te animo a que te pongas en ello. El optimismo es la capacidad de analizar la realidad desde su lado positivo y esa capacidad, aunque a veces parezca imposible, todos la podemos desarrollar. El optimismo no solo es útil, sino que además es sano, eficiente, nos da mejor calidad de vida, disminuye la ansiedad y el estrés y tenemos menos posibilidades de enfermar. Muchos creen que ser optimista es ser poco realista y en absoluto. El optimista no es ingenuo, ni se deja llevar por ideas prometedoras, sino que valora todas las posibilidades antes de tomar una decisión y analiza los riesgos que les afectan para reservar energías para afrontarlos. Puede que no entendamos las circunstancias pero con actitud positiva atraemos lo que necesitamos. Atraemos lo que pensamos, ya que, según pensamos, nos sentimos y hacemos. Si piensas que eres capaz, actuarás. Si piensas que eres incapaz, ni lo intentarás. ¿Cómo podemos aprender a ser optimista?

1. Háblate en positivo: acaba con los pensamientos derrotistas. "no puedo", "soy incapaz". Todo lo que te dices, el subconsciente lo graba e interioriza y créeme que te lo recordará en cualquier momento. El lenguaje que utilizas contigo es muy importante. Dedica tiempo en escucharte y anota todos los pensamientos negativos que aparezcan. Te sorprenderás. Aprende a detectarlos para convertirlos en positivos.

2. Hablar de nuestros problemas es nuestra gran adicción. Debemos romper el hábito de hablar siempre de lo negativo que nos acontece y empezar a hablar de nuestras alegrías. Hablar continuamente de lo negativo desgasta y entramos en un círculo vicioso que nos impide prestar atención a posibles oportunidades que se nos presentan y a disfrutar de los pequeños detalles.

3. Analiza las situaciones y busca siempre la perspectiva mas positiva.

4. Haz el esfuerzo de dar sugerencias y soluciones en vez de críticas y quejas. El lamento no cambia tu situación, al revés, la perjudica. A problema, solución. Sé productivo y proactivo.

5. Aprende a ser una persona sencilla y a pedir ayuda cuando la necesites.

6. No tomes decisiones a la ligera. Considera todo antes de actuar. Podrías correr el riesgo de caer en la imprudencia. Analiza las posibilidades de las que dispones.

tamaraconsulta@gmail.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine