Tribuna abierta

¿Por qué enseñamos?

01.07.2014 | 02:00

Cantamos porque el sol nos reconoce / y porque el campo huele a primavera / y porque en este tallo en aquel fruto / cada pregunta tiene su respuesta...".

(Mario Benedetti: Por qué cantamos)

El sábado 28 de junio de 2014, en el Aula magna del aulario general del Campus de Guajara de la universidad de La Laguna (ULL), tuvo lugar el acto de graduación de la promoción 2010-2014 de graduados y graduadas en Español: Lengua y Literatura, en Estudios Francófonos Aplicados y en Estudios Clásicos. Hasta aquí todo puede parecer normal; lo que se suele hacer un curso tras otro en la Universidad de La Laguna y en cualquier otra universidad, cuando se terminan los estudios.

Lo que no es normal es que de una misma promoción y de un mismo Instituto, en este caso del IES Viera y Clavijo de San Cristóbal de La Laguna, salgan dos estudiantes, Leticia y Miguel, que decidan estudiar Latín y Griego en la universidad, y se gradúen en Estudios Clásicos.
Terminaron 2.º de Bachillerato el curso 2009/2010. Fueron alumnos míos de Griego y estudiaron Latín con mi compañera Ángeles de la Cocha. Soy profesor de Griego desde el año 1985 y es la primera vez que me sucede algo así: dos de una tirada. Lo digo casi con un poco de miedo.

Pero, ¿quién quiere estudiar ahora lenguas clásicas para dedicarse en un futuro a ellas? Pues sí, hay gente para todo, gracias –en este caso- a los dioses olímpicos (no a Dios). Hay alumnos y alumnas, a los que no les da miedo ni vergüenza estudiar Latín y Griego; hay alumnos y alumnas que quieren dedicarse a investigar el mundo grecorromano y a desentrañar las raíces lingüísticas de nuestra lengua; hay alumnos y alumnas que son felices traduciendo a Homero, Tucídides, Platón, Cicerón, Salustio y a tantos otros escritores de la antigüedad; hay alumnos y alumnas que, a pesar de la invasión tecnócrata y utilitaria que está sufriendo nuestra sociedad, en general, y la universidad, en particular, han decidido ser críticos en sus juicios, teniendo como referentes los grandes pensadores del mundo clásico; hay alumnos y alumnas que han decidido defender las humanidades, a pesar de todo; hay alumnos y alumnas que... Si se dedican a la enseñanza, serán buenos profesores, seguro.

Fue un placer ver a Leticia y a Miguel dirigirse a todos los que estábamos presentes en el acto como representantes del alumnado del grado de Estudios Clásicos. Y no puedo de dejar de nombra a Alba, que también estudió Latín y Griego en el IES Viera y Clavijo y que habló en representación del alumnado del grado en Estudios Francófonos Aplicados: evidentemente, ella se dedicó a la lengua francesa.
Tengo un buen recuerdo de los tres. Tradujimos un montón de fábulas de Esopo en 2.º de Bachillerato. Eran muy trabajadores y teníamos mucho tiempo para hacer lo que más les gustaba: hablar de sus experiencias vitales, de sus problemas, de sus sentimientos, de su futuro...

Por todo esto, quiero darles las gracias. Muchas gracias, por compartir esos dos años de Bachillerato conmigo, estudiando Griego, y gracias a Leticia por invitarme y acordarse de mí para su graduación universitaria en Estudios Clásicos.

Y parafraseando el poema de Mario Benedetti Por qué cantamos/Por qué enseñamos, enseñamos por lo que acabo de contar. Seguro que muchos maestros, maestras y profesorado, en general, me entienden. Son solo sentimientos, algo intangible (muy lejos de los intereses económicos y de las ganancias observables). ¡Que se acuerden de ti tus antiguos alumnos es lo más maravilloso que le puede suceder a un profesor!

Enlaces recomendados: Premios Cine