A la contra

Bodas, impuestos, cuadros y separaciones

Manolo Domínguez, alcalde de Los Realejos y presidente del PP de Tenerife, se casa con la mujer con la que ha compartido los últimos siete años, Bibi Dévora Bencomo

29.06.2014 | 02:00
Manolo Domínguez con Bibi Dévora Bencomo, con la que se casó.
Manolo Domínguez con Bibi Dévora Bencomo, con la que se casó.

¡Se nos casó Manolo Domínguez! Lo hizo ayer con la mujer con la que ha compartido su vida los últimos 7 años, Bibi Dévora Bencomo, y con la que tienen un hijo de 5 años en común: Tomás. Manolo Domínguez es, además, el padre de Judith, una niña preciosa de 11 años, que es ojito derecho de su padre y quien cuida de que su hermano pequeño Tomás no haga más trastadas de las debidas. La unión se celebró ayer en las casas consistoriales de Los Realejos. A a la boda del alcalde y presidente del PP de Tenerife asistieron los suyos (que no en vano son casi casi los que lo acompañan a diario en la actividad política). Fue un cercano grupo de amigos los que lo acompañaron la semana pasada en la pequeña celebración que tuvo lugar en uno de los salones del Lago Martiánez de Puerto de La Cruz. Como madrina de unión ocupó la responsabilidad Karina, íntima amiga de la hoy ya esposa, y como padrino, un más que cercano amigo del novio como es Fran Morales, a la par concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Los Realejos y pieza clave en todo movimiento político que lleva a cabo Manolo Domínguez. Las labores de párroco en el Ayuntamiento las realizó el primer teniente de alcalde Adolfo González Pérez-Siverio. Desde esta página desearle a mi tocayo Manolo toda la felicidad del mundo una vez oficializada, más aún si cabe, su relación con Bibi.

Pero mientras unos se unen€
Otros no dejan de pegarse castañetazos en Los Realejos. Los nacionalistas parecen estar en pleno pique pirotécnico entre la calle de El Medio y la calle de El Sol. Es el triste caso de CC. Ninguno de los 6 ediles elegidos en 2011 por los vecinos acaba la etapa de mandato para la que fueron designados. Ya todos se han mandado a mudar por una cosa u otra. La salida última ha sido la más sonada por la popularidad del personaje. Y es que no se trata de otro que de José María González de Chávez, propietario de la administración de lotería El Gato Negro, que es la que más cuantiosos premios ha repartido en Canarias. José María era la bicoca que le quedaba a CC en Los Realejos y el último en manifestar (muy caballerosamente) aquello de Chiquito de la Calzada: "¡Hasta luego Lucas€!". Dicho esto, creo que Enrique García, máximo responsable del Comité Local de CC, los tiene por corbata.
Para no variar, en el PSOE tampoco levantan cabeza por aquellos andurriales. Parece que la única manera de recuperar algo de todo lo perdido es poner de cabeza de lista a Miguel Ángel Pérez (hoy consejero de Educación, Juventud e Igualdad del Cabildo de Tenerife y consejero delegado de IASS). Querido sobradamente en el municipio por su cercanía y seriedad, el problema surge cuando él estaría dispuesto a hacer el sacrificio de presentarse como cabeza de lista en su municipio, pero siendo la mano derecha de Aurelio Abreu en la máxima institución insular, este último es altamente probable que no lo deje marchar. Y los socialistas han dicho una persona, un cargo. Pérez, además, ha sabido desde el Cabildo hacer políticas que revitalicen el norte, aunque hoy en día todas sean pocas.

¡Corre, corre€!
El gran problema de España y concretamente de Canarias, según cuentan algunos insignes economistas, es que no hay consumo. Y no hay consumo porque no hay perras para gastar. Así las cosas, el pequeño y mediano comercio (que conforman el 95% del tejido comercial) no levantan cabeza. Las pocas perritas que hay demasiadas veces se van en los desproporcionados tributos que tiene que pagar la clase media, hoy en vías de exterminio y molida a impuestos. El ministro Cristóbal Montoro ha decidido (a un año de las elecciones) bajar el IRPF en torno a un 25%. Tras faltar Mariano Rajoy a sus promesas electorales, algo es algo, aunque sea tarde y descaradamente electoralista para un PP al que, nacionalmente, no le va lo bien que esperaba cuando ganó por mayoría absoluta las generales.
Pero al grano, mientras esto ocurre en el escenario nacional, en nuestra tierra. El coordinador de la Alianza por los Vecinos de Canarias, y conocido activista Abel Román Hamid, que no se casa ni con la madre que lo parió, se plantó en el Ayuntamiento de Santa Cruz para pedir el apoyo del Consistorio a la rebaja del IRPF que depende del Gobierno de Paulino Rivero. Y haciendo uso del reglamento establecido tomó la palabra, toda vez que ya conocía las posiciones de los distintos concejales. Felicitó efusivamente a Guillermo Guigou por su implicación en los temas sociales, a Corrales, a José Ángel Martín y al PSOE, a Cristina Tavío y al PP y, aquí viene lo bueno, ¡y a Fernando Clavijo! Y es que, mientras todos los citados iban a votar a favor de una rebaja en los impuestos, CC, en un acto de lucidez política y en una votación en absoluto vinculante, se iba a abstener. ¡De locos! Al percatarse del disparate en la estrategia política y la repercusión que esto pudiera tener, José Alberto Díaz-Estébanez y el alcalde, José Manuel Bermúdez, salieron a toda mecha en el receso previo a la votación y a toda prisa cambiaron el sentido del voto de CC que, al final, fue favorable. El partido asambleario Sí se Puede, que encabeza Pedro Fernández Arcila, votó que no quería que se le rebajaran los impuestos a los canarios. Si esto no es improvisación, que baje Dios y lo vea. Con el trampolín del apoyo del Ayuntamiento de la capital tinerfeña, y de otros tantos empujones más, esto acabará en el tejado del Gobierno autónomo.

Posdata: El cuadro Real de Santa Cruz
Mi inseparable compañero David Cuesta tiene la masoquista costumbre de acudir a todos los plenos del Ayuntamiento de Santa Cruz que se le pongan por delante. ¡No se pierde uno! Es tal su dedicación a la causa que creo que lo podría hacer mucho mejor que más de un concejal de los que allí se sientan, tanto del Gobierno como de la oposición. Por aquellos pasillos de la Casa de los Dragos, el viernes se hablaba del cuadro de Felipe VI que ya sustituye, presidiendo los plenos, al de Juan Carlos I. La foto la captó Cuesta, que está en todo. Muchos se preguntaban quién había traído tan rápido la imagen del nuevo monarca y si en realidad vino bajo el brazo de Bermúdez, toda vez que el alcalde fue a ver la proclamación a Madrid. Alguien zanjó la discusión argumentando que aquello era imposible porque el cuadro era mayor que el propio alcalde.
Pero para cachondos algunos santacruceros, que aseguraban que en ese salón de plenos, el cuadro que debería presidir las sesiones, dados los derroteros de los últimos años en ese Ayuntamiento, es el de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín. ¡Chiquitas lenguas las santacruceras! He dicho.

manuelartiles@mirametv.com
Twitter: @ManuelArtilesA

Enlaces recomendados: Premios Cine