Retiro lo escrito

Madina o el PASOK

28.06.2014 | 02:00

En Canarias –como en el resto del Estado español– el aparato de dirección del PSC –y todo el poder disponible en los ámbitos municipal, insular y autonómico– se ha volcado furiosamente en recabar avales para Pedro Sánchez como candidato a la secretaria general del PSOE.

El aparato ya no está apacentado por Alfredo Pérez Rubalcaba o Elena Valenciano, pero como es obvio sigue existiendo y tejiendo empecinadamente la mortaja del partido, Óscar López, José Blanco, Gaspar Zarrías, el trío de la bencina que anhela seguir acomodando sus mullidos glúteos sobre la rosa putrefacta. Apparatchik de baratillo cuyo instinto de supervivencia es ejemplar: ya que no les queda apenas otra cosa que comerse, se comerán al PSOE. En este proceso de canibalización interna del partido el diputado Pedro Sánchez –un blanquista convicto y confeso hace tres o cuatro años que ahora pretende salir de ningún sitio– es apenas el aderezo del último banquete, de la farra que estos emputecidos titiriteros piensan correrse al precio de liquidar cualquier proyecto socialdemócrata en España capaz de encarnarse en una alternativa de gobierno. Lo que resulta difícil de entender es el estúpido seguidismo que, para variar, José Miguel Pérez, Julio Cruz y compañía han practicado en las últimas semanas. Se han puesto a disposición de un poder orgánico degradado que, sin ese baboso servilismo, no sería ya absolutamente nada.

Pedro Sánchez Pérez-Castejón fue la opción que los insaciables zombis de la dirección federal encontraron cuando Susana Díaz –para estupefacción, disgusto e incluso ira de una nomenclatura fantasmal– rechazó la disparatada invitación a asumir liderazgo del PSOE.

Eduardo Madina se transformó instantáneamente en un estorbo. En realidad Madina es el causante último de lo que más estorba a la resistencia aparatista, porque resulta el principal responsable de que en el Congreso Extraordinario del próximo julio todos y cada uno de los militantes tengan derecho a voto. A pesar de eso, en Canarias, el diputado vizcaíno ha obtenido más de 1.200 avales, frente a los 1.500 conseguidos por la candidatura de Pedro Sánchez. Los avales –pese a las grotescas en sentido contrario– nunca han tenido equivalencia en los votos. Madina no es la solución del PSOE –ningún dirigente puede serlo– pero su principal contrincante solo representa una continuidad sonriente, átona y suicida. Cuando los militantes y cuadros afirman, como eslogan ocurrente, que la disyuntiva es Eduardo Madina o el PASOK no se equivocan del todo.

www.alfonsogonzalezjerez.com

Enlaces recomendados: Premios Cine