Editorial

Gorona del Viento, un ejemplo para el mundo

27.06.2014 | 23:52

El pasado viernes, 27 de junio, es una fecha para la historia. La isla de El Hierro inauguraba, después de más de 20 años de trabajo, la Central Hidroeólica de Gorona del Viento, un innovador sistema que le convierte en el primer territorio aislado capaz de autoabastecerse con fuentes limpias. Un "hito de máxima importancia para las aspiraciones de la Isla de convertirse en 100% renovable", según palabras del presidente del Cabildo, Alpidio Armas. La construcción de la central, que estará alimentada por agua y viento para olvidar la dependencia del petróleo y emprender el camino hacia la sostenibilidad, ha sido posible gracias al Cabildo herreño, la compañía Endesa y el Gobierno de Canarias a través del Instituto Tecnológico, lo que demuestra la apuesta de las empresas e instituciones isleñas por las energías verdes en contra de la explotación de los combustibles fósiles.

Las obras de la Central Hidroeólica, que comenzaron en 2009, concluyeron el pasado verano. Desde entonces, Gorona del Viento ha trabajado en el cumplimiento de trámites administrativos para la obtención de las autorizaciones para la puesta en marcha definitiva del proyecto, así como en las pruebas técnicas de funcionamiento del conjunto del sistema, que estará a pleno rendimiento a finales de año. Pero no solo supondrá una fuente de autoabastecimiento, sino que servirá de promoción en el exterior, reforzará la formación y atraerá el turismo científico. En la actualidad, el Archipiélago se alimenta en un 8% de energías renovables, pero la central herreña elevará el porcentaje y animará a seguir un ejemplo que ha llamado la atención de la mayoría de los científicos del mundo. El Gobierno canario trabaja ya en la consecución de una red de transporte de energía lo suficientemente fuerte como para permitir la llegada masiva de las renovables al sistema, con la ayuda pública y privada, pero para conseguir los objetivos se precisa que la normativa estatal estimule esta fórmula y no la frene.

La inauguración de la central hidroeólica conlleva también un reconocimiento y un homenaje a la figura de Tomás Padrón, presidente del Cabildo durante 28 años, entre 1979 y 1991 y entre 1995 y 2011. Cuando este ingeniero tuvo la idea de aprovechar los recursos limpios su teoría fue tachada de descabellada, pero él no se rindió y siguió trabajando y recabando apoyos para hacer realidad su sueño. Su pensamiento, aún hoy, lo expone con claridad: "Perforar el mar es una puñalada más al planeta; el mar, el sol y los millones de metros cúbicos de oro invisible en forma de viento que regula el clima de Canarias son los elementos que hay que transformar en energía para el bienestar". Así plantó la semilla de la innovación para producir energía estable procedente del viento. "El árbol ha crecido largo tiempo, y hoy por mi cabeza se cruzan los recuerdos de la dificultad para sacarlo adelante, y el de un herreño feliz de ver como ese árbol tecnológico dará frutos innovadores para El Hierro y para otros lugares del mundo". Ojalá el invento, en el que también participó el expresidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, se extienda por cada rincón del Archipiélago adecuado para ello y que la imagen que ahora transmite El Hierro al resto del planeta lleve acuñada en el futuro la marca Canarias.

Enlaces recomendados: Premios Cine