Tribuna abierta

Un Manual para garantizar el disfrute de nuestro patrimonio histórico a las futuras generaciones

26.06.2014 | 02:00

Canarias cuenta con un rico patrimonio, de indudable valor cultural e histórico, que constituye una de las señas de identidad de nuestras Islas no sólo por el valor artístico que representa sino también por ser testigo mudo de la memoria colectiva de sus habitantes.
Ciudades como La Laguna, declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad, representan un importante legado para las futuras generaciones, en la medida en que muestra la sabiduría y el arte de los canarios que nos precedieron y ofrece las claves para entender el camino que nos condujo hasta nuestra realidad actual.

Sus particulares características urbanísticas y arquitectónicas la convierten en un espacio único, pero también en un importante desafío para los servicios públicos de prevención y extinción de incendios de Tenerife que, en enero de 2006, con motivo del incendio declarado en la sede del Obispado de Tenerife, pudieron comprobar de primera mano las dificultades añadidas que conlleva cualquier intervención de emergencia en un casco urbano antiguo como el de la ciudad de Aguere.

La respuesta inmediata que en ese momento ofrecieron los Bomberos de Tenerife, con más de 50 efectivos trasladados al lugar, no impidió que se tomara buena nota de las mejoras necesarias para afrontar con garantías este tipo de emergencias. El diseño, la estructura y material de construcción que prevalece en muchas de las construcciones del casco urbano de La Laguna, con varios siglos de historia, dificultó las labores de extinción e hizo que en apenas cinco horas, la sede del Obispado quedase reducida a cenizas.

Esos días, todos fuimos más conscientes de lo vulnerable que es el patrimonio cultural de las Islas y de la importante pérdida que representa su desaparición.

Como principales defensores de los intereses de la sociedad tinerfeña, en el Cabildo de Tenerife tenemos el deber moral de contribuir a preservar y garantizar su conservación en el tiempo.

Fiel a este compromiso, en los últimos años hemos centrado parte de nuestros esfuerzos en definir nuevas pautas de actuación que contribuyan a fortalecer las medidas de salvaguarda de los espacios singulares de gran valor cultural e histórico.

Desde el año 2012, y a través del Consorcio Insular de Bomberos de Tenerife, lideramos los trabajos de Heritprot, un proyecto que contribuye a fortalecer la prevención y protección de los casos históricos protegidos con la elaboración de un Manual de Buenas Prácticas pionero en Europa.

El proyecto, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER y puesto en marcha gracias al programa de INTERREG IVC, tuvo una gran acogida en Europa donde, hasta ahora, ninguna otra ciudad o región dispone de un plan específico para prevenir y proteger los casos urbanos declarados Patrimonio de la Humanidad.

La tarea de preservar y proteger estos espacios urbanos partía de un doble reto como es el de respetar el legado histórico y cultural y adaptar, al mismo tiempo, el entorno urbano a las a las necesidades funcionales y específicas que requiere la intervención en situaciones de emergencias.

En total, nueve ciudades europeas declaradas Patrimonio Histórico de la Humanidad, incluida la ciudad española de Cuenca, que habían vivido tragedias similares al incendio de La Laguna, compartimos nuestras experiencias y conocimientos en un único Manual con más de 100 medidas y buenas prácticas destinadas a prevenir posibles situaciones de riesgo y a mitigar los efectos de futuros incendios, en caso de que se produzcan.

Se trata de un documento inédito cuya puesta en práctica requiere del compromiso y la colaboración de las administraciones, los cuerpos de seguridad y prevención de incendios, las instituciones eclesiásticas, las asociaciones de vecinos y de todos los ciudadanos que cada día habitan, recorren y disfrutan de las sinuosas calles de estos núcleos urbanos.

En definitiva es un Manual de Buenas Prácticas dirigido a toda la sociedad, cuyo contenido se puede aplicar a todos los centros urbanos de Canarias que forman parte del testimonio cultural en histórico de Canarias y de las señas de identidad de las Islas.

Su presentación, en julio en La Laguna, marcará un antes y un después en la preservación del patrimonio de Europa, y contribuirá a garantizar la riqueza de la cultura de Canarias y de todos los pueblos que formamos parte de la Unión Europea.

Enlaces recomendados: Premios Cine