Editorial

Santa Cruz ordena su futuro, pero merece más

22.06.2014 | 02:00

El Boletín Oficial de Canarias publicó el jueves el Plan General de Ordenación de Santa Cruz de Tenerife. En dos semanas, cuando lo recoja el boletín provincial, la capital tinerfeña empezará a aplicar una ordenación que llega tarde –han pasado más de 14 años desde su elaboración– pero que es crucial para la ciudad. No en vano, se libera suelo en la zona de La Salle y en diferentes barrios para construir más de 8.000 viviendas de protección oficial en una urbe con un déficit de 6.000. Contempla también la creación de oficinas multiusos para los Distritos y nuevas dotaciones culturales, deportivas y de ocio siempre y cuando los recursos económicos lo permitan. Además, se soluciona el problema de los aparcamientos con una dotación de 20.000 plazas.

Por otra parte, el documento da seguridad jurídica a los vecinos que quieran realizar alguna obra en sus viviendas y a los empresarios que deseen llevar a cabo inversiones en la ciudad, lo que también supondrá la creación de empleo en el municipio. Por ejemplo, hay zonas de la capital en las que antes se permitían tres alturas y ahora se pasa a cuatro, por lo que los vecinos podrán rehabilitar sus casas añadiendo una planta más sí así lo desean.

A pesar de la importancia del PGO para el desarrollo de la ciudad, y también para el sector de la construcción, que ha sufrido muy especialmente la crisis económica, el documento precisa una renovación y una mejora, ya que las necesidades de la capital tinerfeña no son las mismas hoy que en 2001. Esa revisión servirá también para establecer nuevos valores de protección de determinados elementos, como los patrimoniales, históricos o agrícolas. Además, el Plan General no solventa el problema de las viviendas que puedan quedar fuera de ordenación, aunque el Ayuntamiento ha prometido solucionarlo en el mes de octubre. De momento, las áreas fuera de ordenación afectan a 1.500 inmuebles y a 57.000 vecinos.

En todo caso, a pesar de las críticas de los partidos políticos de la oposición, estrenar esta herramienta de ordenación es importante para Santa Cruz de Tenerife por la generación de puestos de trabajo que conlleva y por la inversión de los empresarios, ávidos de oportunidades de negocio y de prosperidad. A partir de ahora, el equipo de gobierno de Santa Cruz de Tenerife debe determinar el modelo de ciudad que quiere diseñar para el futuro. ¿Capital administrativa, capital turística, capital del consumo, capital cultural, capital del ocio? Es fundamental para proyectar una urbe saber con qué recursos cuenta y qué posibilidades ofrece para poder encaminar el mañana.

En la última edición de la Feria Internacional de Turismo (Fitur), celebrada en Madrid, la capital tinerfeña se proyectó como la ciudad del comercio, del ocio y del turismo. Fueron los tres ejes que se publicitaron, pero las iniciativas de dinamización comercial y de ocio son meros experimentos que deben aún calar, a pesar de su notable éxito, en la cultura y forma de vida de los chicharreros. ¿Y la oferta turística? Insignificante en comparación con el Norte y el Sur de la Isla. Es urgente, por tanto, imaginar la naturaleza de Santa Cruz de Tenerife para darle el impulso definitivo. Los más de 200.000 habitantes lo están esperando desde hace décadas. Amén de cubrir las necesidades sociales, esta es la asignatura pendiente.

Enlaces recomendados: Premios Cine