Desmadejando la hebra

Vuelta de tuerka

21.06.2014 | 02:00

El poder no tiene miedo a la izquierda, tiene miedo al pueblo". Y llegó el momento, el día en el que el pueblo habló:
"Quiero cambios. Renovación. Nueva savia que le dé vida a la política". "Estamos hartos de este abuso de poder. De los desahucios, de la corrupción y el paro". "Por cambiar, por votar diferente". "Por la posibilidad de aglutinar un voto amplio de izquierdas que no se reconocía con lo existente". "Porque me saben a pueblo, a organización ciudadana, de base".

Sobrados andaban PP y PSOE, "la casta". Distraídos con polémicas y seguros de la abstención sin percatarse que tras sus nucas rondaba el aliento del cambio, de la participación, de la búsqueda por la renovación, de dar la campanada ante el abuso, la corrupción, los recortes e inadmisibles tomaduras de pelo. La vuelta de tuerka se ha hecho notar, les ha pillado por sorpresa. Los han dejado con el culo al aire a ellos, los candidatos; a los jefes de partidos como a Mariano, que ni tan siquiera se atrevió, como ya es costumbre en él, a dar la cara en el balcón patrio de Génova. Imagino como, con cara de huéleme el culo, daba el testigo de la derrota a Cañete y Cospedal, pero eso sí, bajo la amenaza de: "Ni un ápice de humillación. Nosotros a lo nuestro y al mismo discurso: hemos ganado, al igual que Alemania, somos el único partido en el poder que también gana las elecciones europeas." O Alfredo que nos dice "sayonara baby" tras este estrepitoso fracaso en el derby europeo Génova 16, Ferraz 14 pero del cual, a pesar de salir herido de muerte, colocará su redimido cadáver en algún puesto de alta dirección –de ésos a los que ya nos tienen acostumbrados aquellos que pasaron por este ajado reino de las corruptelas–, asegurándose así, una más que holgada jubilación. Valenciano, ¿qué será de ti ahora? ¿Te atreverás y serás osada, como buena dama socialista, a una candidatura a las primarias de tú partido? O quizás, prefieras el destierro y poner tierra de por medio al igual que aquella que lo intentó y emigró a ejercer la docencia a tierras caribeñas. Y qué decir, de aquellos que merodean frotándose las manos y los bolsillos, entre ellos él, el "Boss", Botín. O aquellos tertulianos, voces de partido, que se vanaglorian con el discurso del insulto fácil.

Más de 1,2 millones de votos y cinco diputados son la muestra de ello; de que Podemos irrumpirá con fuerza en Europa.
Ha sido la respuesta de los y las ciudadanos de este país : "Podemos". ¡La vuelta de tuerka es un hecho!

Enlaces recomendados: Premios Cine