Zigurat

Otro bien diferente día

20.06.2014 | 23:25

El pasado jueves ha quedado atrás, obviamente, y los ciudadanos esperan a incorporar libremente otro bien diferente día. Mientras tanto, habrá que envainarse lo que contemplamos como si de una endoscopia líquida se tratara. Habrá que soportar campechanías estratégicamente preparadas por muchos y variados asesores de turno, pero soportar en absoluto comporta resignarse, ya que la mejor campechanía es la multiplicación de las urnas para que arrojen un resultado tricolor. Hablamos de una auténtica libertad, la cual debe ser forjada por la información, el conocimiento, la cultura y la hermosa y digna práctica consistente en lograr un mundo mejor. Se trataría de un cántico vuelto realidad dedicado a todos los ciudadanos, y muy especialmente a los jóvenes y a los mayores de edad. Los primeros, bien recogidos en un libro: Reacciona (un libro que reúne brillantes aportaciones de José Luis Sampedro, Federico Mayor Zaragoza, Baltasar Garzón, Juan Torres López, Àngels Martínez i Castells, Rosa María Artal, Ignacio Escolar, Carlos Martínez, Javier López Facal, Javier Pérez de Albéniz, Lourdes Lucía y prologado por Stéphane Hessel, 169 página, Madrid, 2011). Los segundos, condenados a una desagradable existencia. Es ése citado libro podemos leer: "En 2010 uno de cada diez jóvenes tuvo que volver a casa de sus padres. La natalidad cayó otro 3, 2 por ciento. El paro juvenil superó el 40 por ciento y el consumo de tabaco de liar aumentó un 38 por ciento", página 113. Los datos, bastante indicativos, que podrían ser corroborados y hasta aumentados geométricamente por actuales aportaciones, ponen de manifiesto que la juventud en el Estado español podría suponer cierto grado nada agradable, a la vez que las personas entradas en años, toda una carga. Una y otra categoría, los jóvenes y los mayores, deben ser dignamente tratados, cuestión inherente a la noble condición de seres humanos. Esta exacta correlación, a la temprana o la larga existencia, supondría poder alcanzar, democráticamente, cualquier jefatura de Estado. Queda pues, fundar en el cada vez más amplio calendario otro bien diferente día.

Nada, en consecuencia, de envainarse lo que contemplamos. En absoluto. La humana condición no debe resignarse como si fuera lo magníficamente escrito por Étienne de la Boétie en su obra Discurso de la servidumbre voluntaria, máxime cuando esa servidumbre ha sido cuestionada y predispuesta. Se trata, por supuesto, de una servidumbre encausada, y, por tanto, del todo inadmisible dado que se contrapone con la verdadera democracia, esto es, por el gobierno del pueblo, para comprendernos mejor. Y otro mientras tanto, consistente en el deseado acuerdo entre Podemos e Izquierda Unida, que pueden rubricar otro bien diferente futuro, y proceder a superar el nauseabundo panorama circense de ocho siglas.

Enlaces recomendados: Premios Cine