Editorial

Canarias precisa empleo masivo

08.06.2014 | 01:25

Los canarios esperan que los positivos datos macroeconómicos y la inyección de optimismo de las instituciones públicas ante los felices augurios de las entidades especializadas se traduzcan en empleo. Es el principal problema del Archipiélago y debería ser el primer punto en la lista de prioridades de nuestros responsables públicos. Los datos del Instituto Nacional de Estadística del primer trimestre dibujan un retrato perfecto de la triste realidad: 356.000 habitantes del Archipiélago (un 32,55% de la población activa) están desocupados y casi la mitad de las familias sobrevive sin prestación mensual alguna.

Los datos del mes de mayo reflejan un descenso del paro en 2.374 personas, pero el Archipiélago fue la única comunidad autónoma en la que se redujo la afiliación a la Seguridad Social –destruyó empleo, por tanto–, mientras el conjunto del Estado batía récords, tanto en el número de altas como en descenso del número de parados. Son datos que invitan a pensar en un cambio de ciclo, como proclama el presidente Mariano Rajoy, pero el problema sigue enquistado en Canarias, en una sociedad que ha sufrido muy particularmente los efectos de la crisis económica. Inquieta porque disminuye el número de personas con intención de trabajar y porque aumentan quienes, aburridos, deciden obviar su registro en las oficinas de empleo.

Canarias precisa medidas urgentes que generen empleo a corto y medio plazo, y un modelo a largo plazo que siente las bases de desarrollo y prosperidad del Archipiélago. El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, aseguraba recientemente que el próximo año se creará empleo masivo en el sector de la construcción, ya que la inversión de 7.000 millones de euros, procedentes de recursos públicos y privados, permitirá generar puestos de trabajo en la rehabilitación y renovación de los complejos turísticos. No se trata de dañar el territorio, como ocurrió en décadas pasadas, sino de mejorar infraestructuras e instalaciones ya existentes en busca de la calidad a nuestros clientes, que son los turistas nacionales e internacionales.

El turismo y la construcción son vitales a corto plazo, ya que no hay más camino para absorber empleos en masa antes de aplicar un modelo diversificado para el futuro. Esta estrategia Canarias 2020, en la que ya trabaja el Ejecutivo autónomo, con la colaboración de instituciones nacionales y europeas e incluso de la iniciativa privada, contempla el turismo como dinamizador del resto de sectores económicos. El segundo eje estratégico es el rol que puede desempeñar Canarias como plataforma de conexiones entre continentes y como plataforma de seguridad jurídica para grandes empresas que quieran mirar a África desde el Archipiélago. Las Islas tienen futuro, cuentan con opciones para recuperar olvidados índices de bienestar, pero precisa con urgencias generar puestos de trabajo para posteriormente diversificar su modelo económico. Hay que desarrollar los preceptos contenidos en el Plan de Acción Canarias 2020 para mejorar la competitividad de nuestra economía, algo que pasa necesariamente por la modernización del sector turístico, por nuestra proyección internacional y por la mejora de la formación y el empleo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine