tribuna abierta

Formación e igualdad de oportunidades

01.09.2013 | 02:00

Ultimo fin de semana de agosto y primero de la vuelta al curso político y escolar, que este año llegan más unidos que nunca. Por primera vez desde el reconocimiento del derecho a la educación universal en nuestro país se ha roto la posibilidad de la igualdad, con independencia del lugar en el que se resida.

Padres y estudiantes se enfrentan estos días a la tarea de cumplimentar impresos para acceder a una ayuda a la formación, encontrándose con una terrible novedad: a través del decreto aprobado por el Gobierno de Rajoy se han endurecido los criterios; se han elevado las notas medias exigidas, y se han puesto obstáculos a la movilidad.

Lo que cuesta cursar una carrera universitaria en una comunidad autónoma permite cursar dos en otra región; se cercenan las posibilidades de formación de muchos jóvenes, justo en un momento de crisis, de subida de precios, y de un cambio social para el que lo más apropiado sería mejorar la preparación, en lugar de suprimir oportunidades.

La nueva regulación provoca una quiebra brutal entre ciudadanos, y es que hay comunidades gobernadas por el PSOE que están congelando o subiendo un 1% las tasas universitarias, mientras otras gobernadas por el PP, como Madrid, suben un 20%.

El resultado es que hasta un tercio de los universitarios puede quedarse sin ayudas –el pasado año se perdieron 25.000 becas y en el nuevo curso escolar pueden ser 80.000, según los estudios realizados y pese a los supuestos aumentos anunciados por el ministro de Educación, que no convencen ni a la oposición ni a la comunidad educativa.

En Canarias el Ejecutivo regional ha hecho un importante esfuerzo no sólo para contrarrestar las subidas de costes, sino también para evitar el cierre y mantener abiertos los centros educativos, incluso en verano, ayudando a las familias con menos recursos. Y es que los recortes de Educación no sólo afectan a la universidad, sino que perjudican a todo el sistema educativo: los profesores están más cargados de tareas, no se sustituyen las jubilaciones y escasean los medios.

Los servicios esenciales, entre los que se encuentra la educación han empeorado con el PP y siguen empeorando, de ahí que desde nuestra Comunidad Autónoma se reclamara al Gobierno central una posibilidad de déficit bastante más amplio que los 200 millones finalmente autorizados, un déficit más justo con el esfuerzo realizado desde nuestra región, y cuya finalidad es mantener las prestaciones y contrarrestar desequilibrios sociales.

Son muchas las dificultades para alcanzar el objetivo, pues hay que contar además con el proyecto de reforma del régimen local, que cambiará el marco de competencias y puede afectar a la educación, disminuyendo alternativas como las subvenciones insulares y municipales o las ayudas autonómicas.

El Gobierno canario ha dicho que intentará no bajar los números de años anteriores y así lo haremos también en el Cabildo de La Gomera, donde mantendremos las ayudas al transporte para los alumnos de FP y Bachillerato tanto de Valle Gran Rey como del resto de municipios de la Isla. Y mantendremos asimismo las subvenciones a los universitarios, igual que la parte insular correspondiente a la gratuidad de los libros de texto para enseñanza obligatoria, que debe ser completada con la financiación autonómica.

La formación de jóvenes, que el pasado año recibió un 25% más de presupuesto desde la Corporación insular, aprobándose el 81% de las 606 solicitudes presentadas, ha sido y es una prioridad del Cabildo de La Gomera, como también debería serlo del resto de las administraciones.

Enlaces recomendados: Premios Cine