fin de siglo

Un feo espectáculo

30.08.2013 | 02:00

Según algunos, esto no cambiará hasta que el miedo cambie de bando. La idea presupone la existencia de dos grupos, cuando esta crisis se juega a varias bandas y en todas, con mayor o menor intensidad, hay miedo; en algunas, pánico. Significa que después del verano (que no del veraneo) estamos menos frescos que antes. Hay un agotamiento psicológico general, una depresión ordinaria en el sentido de que forma ya parte del paisaje. La depresión como objeto doméstico. Cuando se despertó, la depresión continuaba allí. Ignoramos el significado social, así como la utilidad política de la situación: hemos estudiado poca teoría del significado y, en cuanto a la política, aunque se puede estudiar, es muy difícil de aprender.

Pero ve uno en la tele a Griñán, por poner un ejemplo, con el enjuague de la dimisión y de la senatura, que no ha dejado una silla y ya tiene otra asegurada, observa uno el espectáculo de risas y sonrisas y celebraciones, etc. y piensa que a ese hombre le viene bien la depresión de quienes le han votado y la de quienes no. Gracias a esa tristeza viral puede dar un espectáculo que de otra manera resultaría imposible. Oiga, si usted se va de verdad por problemas personales, déjelo todo de una vez, que ya tiene edad de cobrar la jubilación. Y si está mintiendo, si no se va del todo por miedo a que le imputen, díganoslo también. Busque un modo de hacerlo que tenga cierta gracia, pregunte a sus asesores. Personalmente, le aconsejaría un registro como de novela policiaca.

–Es que noto en la nuca el aliento de la juez Alaya.

En todo caso, el senado, que no servía para nada, no puede empezar a convertirse en un refugio para fugitivos de la justicia. Quiere decirse que usted y su sucesora están dando un espectáculo muy feo. Hay otros espectáculos muy feos, ya lo sabemos, porque España ha devenido en un circo siniestro con siete u ocho pistas, lo que pasa es que a usted lo hemos visto hoy en el telediario (un telediario deprimente, por cierto) y de súbito, pese al abotargamiento que nos producen los ansiolíticos, nos hemos dado cuenta de que está dando el espectáculo. Y lo está dando por miedo, por ese miedo que está en todos los bandos.

Enlaces recomendados: Premios Cine