en corto

Amoral mejor que inmoral

27.08.2013 | 02:00

La política internacional debería dejarse al margen de criterios morales, porque el recurso a la hipocresía para salvar los trastos resulta agotador.
En Egipto, Occidente disimula bajo condenas inconvincentes su apoyo de facto a los golpistas que derrocaron a un Gobierno elegido democráticamente.

En Siria cierra los ojos a los desmanes de un régimen dictatorial que no duda en gasear a los rebeldes, después de haber anunciado que ésa sería la línea roja para una intervención.

De Palestina e Israel, mejor no hablar. No queda a salvo ningún criterio de política internacional basado en principios de derecho o moral.
Sería preferible dejar las cosas claras: Occidente mantiene una guerra fría, con algunos brotes calientes, frente al fundamentalismo islámico, y da en cada caso la respuesta ajustada a esa lógica de guerra. Un esperpento moral es más repugnante que la falta de moral, a secas.

Enlaces recomendados: Premios Cine