al azar

Cristina, entre Ana Mato y la señora Bárcenas

26.08.2013 | 02:00

El Rey y el presidente de Balears acordaron un endurecimiento de penas contra los pirómanos, mientras no se encuentre un ejemplar flamígero en el ámbito del PP/PSOE o de la Familia Real, lo cual conllevaría el indulto inmediato al estilo marroquí. Las condenas más gravosas a los incendiarios se compensarán rebajando la responsabilidad penal de PP/PSOE y de la Familia Real. Así ocurre ya según asentada doctrina del Supremo sobre la razón de Estado, que ampara a exministros de Aznar y Zapatero.

El mismo día, el juez solicita información a la Agencia Tributaria sobre las transacciones de la Infanta Cristina. Hacienda acostumbra a adjudicar a la hija del Rey todos los goles marcados por un futbolista con el dorsal 14 que coincide con su DNI, por lo que el listado será voluminoso y puede incluir la venta de La Zarzuela. Aparte, demuestra que José Castro no se resigna al veto del cortafuegos contra un posible delito fiscal de la hija del Rey, circunstancia delictiva auspiciada asimismo por la Audiencia.

Para quienes se hayan empadronado en Venus estos años, la Infanta ha sido regada personalmente con cientos de miles de euros saqueados a instituciones publicas y desviados hacia la mercantil Aizoon, de la que posee un 50 por ciento. Según Hacienda, cobraba por servicios que no podía prestar. Se alegará en descargo de Cristina de Borbón que su comportamiento no es tan grave como la conducta de Rajoy, que según Bárcenas recibía los billetes todavía humeantes de los constructores. Recién salidos del horno.

Aun admitiendo su pregonada inocencia, Cristina de Borbón no ha mostrado ni un asomo de restitución de la fortuna de origen turbio que ha ingresado. La trama Nóos explotó los lazos con La Zarzuela. Por tanto, denominar caso Urdangarin al caso Infanta no sólo es un error conceptual, sino un ejemplo de flagrante machismo que ya ha sufrido en sus carnes la ministra de Sanidad.

¿Por qué habría de ser Ana Mato de Gürtel subsidiaria de Jesús Sepúlveda, cuando era ella la que viajaba gratis total y en las fiestas con confetti pagadas por Correa se lee "persona de contacto: Ana Mato"? Se desempolva el rol carpetovetónico de la mujer, que beneficia penalmente a una Infanta cuyo destino oscila entre la ignorancia absoluta garantizada a la ministra de Sanidad por PP/PSOE y la culpabilidad agravada de la señora Bárcenas. A Rosalía Iglesias se le impone una fianza de seis millones de euros y los negociadores por parte del Gobierno amenazan con encarcelarla si su marido habla más de las cuentas, según consta en la declaración judicial del tesorero.

Por seguir con otras cónyuges ilustres de presuntos corruptos, las esposas de Millet y Montull han estado imputadas durante años, hasta que el juez del caso Palau decidió exonerarlas al cerrar la investigación. Las estructuras del Estado no crujieron por este tratamiento. Es fácil imaginar que la Infanta estará más cerca de Mato que de esposas sin protección penal. Ya ha sido entregada a Suiza con fondos de la Caixa. O mejor, de ahorradores no consultados pero asados a comisiones. Hacienda le ofreció tácitamente a Castro las cabezas en bandeja de Urdangarin y Torres, a cambio de la inmunidad de la hija del Rey. El juez persiste.

Enlaces recomendados: Premios Cine